Polestar 2: el auto eléctrico que compite con el Tesla Model 3

Analizamos el comportamiento del totalmente eléctrico Polestar 2, que proporciona una sensación al volante muy diferente a la que estamos acostumbrados en un auto de gasolina o un híbrido, con una potencia y facilidad de manejo extraordinarias

Polestar 2: el auto eléctrico que compite con el Tesla Model 3
El Polestar 2 en una calle del SoHo de Nueva York.
Foto: Siempre Auto / Impremedia

Sentarse al volante de un auto eléctrico como el Polestar 2 es una sensación totalmente diferente a la conocida por todos de manejar un auto de gasolina. Más que rodar, este auto que arranca en un precio de $59,900 dólares -algo más caro que su competidor directo, el Tesla Model 3- se desliza sobre el pavimento, como si una fuerza que no parte del propio vehículo lo empujara desde atrás con enorme facilidad.

Honestamente, después de manejar un Polestar 2 (y sin haber tenido la experiencia hasta ahora de manejar un Tesla, la gran referencia en el mundo de los automóviles eléctricos, pero sí el Chevrolet Volt), volver a un auto de gasolina se siente como un paso atrás. La vibración del motor, el ruido, el engranaje de las marchas… todo esos elementos que conforman la experiencia de manejo que conocemos hasta ahora desaparecen en los nuevos autos eléctricos de calidad como el Polestar 2, auto fabricado en China por Polestar, marca propiedad de Volvo.

Y por supuesto, la rapidez de salida del auto es simplemente ESPECTACULAR. Y no da tirones, porque al no tener marchas, el aumento de velocidad es progresivo, lineal. Son dos motores eléctricos que entregan el equivalente a 408 caballos de potencia / 300 kW, con 478 libras-pie de torque. La tracción es “instantánea” a las cuatro ruedas.

El Polestar 2 aún mantiene ciertas similitudes de diseño con Volvo.
El Polestar 2 aún mantiene ciertas similitudes de diseño con Volvo. / Foto: Siempre Auto, Impremedia

La conducción es diferente también en que el auto comienza a frenarse en cuanto uno tiene el pie sobre el acelerador. Y cuando frena, la batería se recarga. Al principio hay que acostumbrase, porque uno se acerca a un semáforo en rojo, por ejemplo, y si levanta el pie del acelerador muchos metros antes para que el auto vaya él solo acercándose, “dejándolo caer”, es probable que se pare del todo bastante antes de llegar a la luz. Es decir, no hay un “punto muerto” en el que dejar que el auto vaya por sí solo. Incluso cuesta abajo, el auto termina frenándose si se levanta el pie del acelerador.

233 millas con una sola carga

Lo que más preocupa a quien esté dudando en comprar un auto eléctrico seguramente sea cómo y cada cuánto cargarlo. El Polestar 2 tiene una autonomía de 233 millas cuando su batería está totalmente cargada. Y, al contrario que los autos de gasolina, en ciudad gasta menos batería que en carretera, aunque la diferencia no es muy grande. Conectado a un enchufe de 240 V tarda 8 horas en cargarse -y hasta el doble en un enchufe doméstico de Estados Unidos de 120 V-. Pero también acepta cargadores de alta velocidad tipo 3. Eso sí, no es compatible con los cargadores Tesla.

En cuanto a las comodidades, el Polestar 2 es un auto de cinco puertas bajo y enfocado a performance, pero el habitáculo del conductor es confortable y cuenta con todos los avances tecnológicos que se esperan de un vehículo de su precio, comenzando con una pantalla central que es como un gran iPad desde el que controlar casi todos los settings.

Consola central y display del conductor del Polestar 2.
Consola central y display del conductor del Polestar 2. / Foto: Siempre Auto, Impremedia

El sistema está proporcionado por Android Automotive y cuenta con Google Maps, Google Assistant y hasta el Google Play Store para poder bajar aplicaciones. El celular se puede conectar sin cables a través de Bluetooth y hay entradas de USB tanto en asientos delanteros como traseros.

El display frente al conductor es de 12.3 pulgadas. Es importante destacar que los elementos de ayuda a la conducción, como el control de velocidad adaptado y el asistente para mantener el auto entre líneas, funcionan a la perfección. En carretera el Polestar 2 prácticamente va solo, aunque te obligue -por supuesto- a tener las manos sobre el volante. En caso contrario, rápidamente alerta al conductor con un pitido y con luces rojas en el display.

Las ruedas del Polestar 2 se montan sobre rines de 19 pulgadas.
Las ruedas del Polestar 2 se montan sobre rines de 19 pulgadas. / Foto: Siempre Auto, Impremedia

Aunque el Polestar tiene poca visibilidad por el espejo retrovisor central, cuenta con cámaras 360º que ayudan sobre todo al momento del aparcamiento.

Además, la semana pasada Polestar anunció el lanzamiento de una aplicación para celulares que permite sustituir la llave wireless por el propio celular.  Esta “Digital Key” se comunica con el auto a través de Bluetooth, ya que el Polestar 2 tiene 18 sensores Bluetooth dentro y alrededor de la carrocería. Por el momento, la aplicación permite ver el nivel de batería del auto, abrir y cerrar puertas, y controlar el climatizador (útil para precalentar el interior desde casa antes de bajar al auto, por ejemplo). La marca anunció que en el futuro se añadirán más funcionalidades a la aplicación, que por ahora sólo está para disponible para iOS (iPhones).

El Polestar 2 tiene una garantía limitad de 4 años ó 50 mil millas, que se extiende a 8 años ó 100 mil millas para la batería y motor. El mantenimiento de los 3 primeros años ó 30 mil millas está incluido en el precio.

Polestar está en el buen camino para ser una marca importante en el mercado de autos eléctricos de semi-lujo.
Polestar está en el buen camino para ser una marca importante en el mercado de autos eléctricos de semi-lujo. / Foto: Siempre Auto, Impremedia