10 malos hábitos con tu auto que provocan más idas al mecánico

Los malos hábitos al conducir tienen consecuencias y muchas veces pueden terminar en costosas reparaciones. Evita afectar los sistemas de tu auto y ahorra en visitas al taller mecánico

Conducción de autos.

Conducir tu auto con malos hábitos puede dañar el funcionamiento de tu auto. Crédito: Shutterstock

Los vehículos son de mucha ayuda para la mayoría de las personas y son una inversión que deberíamos de cuidar para que nos dure mucho tiempo funcionando correctamente.

Sin embargo, muchos conductores tienen malos hábitos al manejar que pueden dañar el funcionamiento de los autos. Muchos de estos errores que se cometen al manejar se hacen sin saber el daño que le puedes provocar a tu vehículo.

Por eso, aquí te decimos 10 malos hábitos con tu auto que provocan más idas al mecánico.

1.- Ignorar el Check Engine y otras luces de advertencia

Los conductores a menudo piensan que pueden ignorar una luz de advertencia del motor porque creen que es solo un problema de emisiones. Si ignoras las luces de advertencia o los mensajes del tablero, corres el riesgo de dañar gravemente el motor o la transmisión, lo que te costará miles de dólares.

Cuando aparezca una luz de advertencia o un mensaje, haz que tu mecánico revise el vehículo lo antes posible. 

2.- No hacer los servicios en los tiempos recomendados 

Los autos y camionetas de último modelo se construyen con tolerancias más exigentes, y eso significa que el mantenimiento de rutina es más importante que nunca. Esto quiere decir que debes realizar todos los servicios y evitar que los sistemas que hacen funcionar el vehículo se dañen.

No hacer el mantenimiento del auto puede dañar sistemas que repararlos suelen ser muy costosos.

3.- Ignorar olores raros

Existen diferentes olores que despiden los sistemas que hacen funcionar a los autos y muchos te anuncian que algo está fallando en tu vehículo. Así que si detectas un olor raro no lo ignores, ya que puedes arreglar un problema antes de que sea muy tarde.

4.- Ignorar ruidos extraños

Los vehículos en buenas condiciones no emiten chillidos, raspones, ruidos sordos o ruidos metálicos. Si tu vehículo hace alguno de esos sonidos o escucha algo inusual, haz que lo revisen lo antes posible. 

Los componentes que chillan, rechinan, retumban, hacen clic o golpean no se curan solos. Y cuando fallan, generalmente causan daños a otros componentes costosos.

5.- No cambiar las llantas del auto

Los neumáticos son algo costosos, por lo que no es de extrañar que los propietarios de autos intenten exprimir hasta el último trozo de vida de sus autos antes de gastar cientos en un juego nuevo. La baja profundidad de la banda de rodadura aumenta en gran medida las posibilidades de chocar, y eso puede costarte mucho más. 

Reemplazar los neumáticos cuando alcanzan una profundidad de dibujo de 4/32 proporciona un margen adicional de seguridad para ti y tus pasajeros y reduce la probabilidad de patinar sobre pavimento mojado.

6.- Manejar tu auto sobrecalentado

Manejar un motor de aluminio sobrecalentado por tan solo cinco minutos puede provocar la falla total de la junta de la cabeza. Una vez que falla la junta, puede filtrar refrigerante hacia el cárter donde destruye los cojinetes del motor, o filtrarse hacia el escape donde destruye el convertidor catalítico.

Cuando finalmente llevas tu vehículo a un taller, no solo tendrás que reparar la falla subyacente del sistema de enfriamiento, sino también las juntas de la cabeza y el convertidor catalítico. Si tienes mucha mala suerte, te costará un motor completamente nuevo.

7.- Cambiar de velocidades incorrectamente 

Cambiar de velocidad de reversa a drive mientras tu auto está en movimiento puede dañar tu vehículo.

Muchos vehículos con transmisión automática tienen un interruptor selector de transmisión electrónico que envía una señal a la computadora (ECM). El ECM luego envía señales a otros sensores y componentes que finalmente activan la marcha atrás. En un vehículo de transmisión manual, el varillaje de cambios mal ajustado y los cables de cambios dañados o estirados pueden evitar que el juego de marcha atrás se bloquee al mover la palanca de cambios.

8.- No manejar tu auto 

Tu vehículo fue diseñado para ser usado, no para mantenerlo guardado. Los problemas pueden surgir cuando tu auto está estacionado durante una semana o más. Manejar tu automóvil incluso unas pocas millas cada pocos días puede mantener la carga al máximo. 

9.- Ocultar información 

Los mecánicos están tratando de localizar los problemas que tiene tu auto y si no obtienen toda la información, tomará más tiempo reparar tu vehículo. Por lo tanto, presta atención a las señales de problemas e intenta anotar cualquier información relacionada con el problema potencial.

10.- Traer un auto sucio

Es posible que los mecánicos tengan que batallar con la basura dentro de tu auto para poder alcanzar un repuesto en medio de la cajuela desordenada o trabajar con la basura encima. Mantén tu auto limpio. Los mecánicos se ensucian lo suficiente. Estos secretos detallados harán que tu auto luzca como si lo hubiera limpiado un profesional.

***

Te puede interesar:

Por qué debes de cortar con una navaja el sticker de la placa de tu auto
Ford F-150 Lightning: la primera camioneta eléctrica en marcar la carrera NASCAR

En esta nota

mecánica del auto

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain