Cuáles son las ventajas y desventajas de comprar un auto usado directo del dueño

Los vendedores privados de autos usados pueden ofrecerte vehículos a muy bajo coste, pero debes saber cuales son los posibles lados negativos de tomar esta decisión

Cuáles son las ventajas y desventajas de comprar un auto usado directo del dueño
Comprar un auto usado directamente de su dueño puede ser una empresa difícil.
Foto: Aleksey Kuprikov / Pexels

La adquisición de un auto usado es, sin duda, una elección bastante importante para tu economía y capacidad de movimiento en tu vida cotidiana.

Es por eso, que cuando eliges obtener un vehículo usado, existen dos alternativas: adquirirlo directamente con el dueño vendedor o entrar a un concesionario de vehículos usados. Acá te explicaremos las implicaciones, negativas y positivas, de comprar un automóvil directamente con el vendedor:

Entre las ventajas de comprar un vehículo usado directamente con el vendedor están:

1- Los autos suelen ser mucho más económicos 

Los concesionarios de autos usados deben cubrir gastos relacionados a la adquisición del vehículo de su dueño previo, costos de mantenimiento del vehículo, gastos de las instalaciones, empleados, documentación y pagos de impuestos. Por lo que el coste de ese medio suele ser mucho más elevado.

Por lo contrario, un vendedor privado no corre con ese tipo de gastos por lo que puede ofrecer una tarifa mucho más económica.

2- Es más sencillo establecer un acuerdo en el costo final

Cuando se negocia sin tener que responder a terceros es mucho más fácil llegar a un precio que sea cómodo para ambas partes de la ecuación.

En la mayoría de los casos, los vendedores buscan encontrar una ganancia por una inversión del pasado. Por su parte los concesionarios buscan la multiplicación de una inversión inicial, por lo que sus vehículos suelen ser más costosos.

3- Podrás saber más sobre la trayectoria del vehículo

En algunos casos, los vehículos ofertados por vendedores privados son de colección o poseen alguna característica particular que lo llevan en la dirección de vender directamente al comprador para asegurar obtener el precio “merecido”.

Es así, que algunos vendedores también podrán ofrecer información detallada sobre el kilometraje y funcionamiento del vehículo.

Es importante recalcar que no todos los vendedores ofrecen estos datos por motus propio, por lo que se recomienda hacer la mayor cantidad de preguntas posibles sobre el auto en cuestión.

Por otro lado, las desventajas son:

1- No existe garantía 

Cuando adquieres un auto con un concesionario debes llenar ciertos formularios que aseguren, en la mayoría de las ocasiones, que la tienda se hará responsable en caso de que algo salga mal con tu compra por un lapso particular de tiempo.

Ese no es el caso cuando lo adquieres con un comprador privado, ya que las leyes a nivel federal y estatal poseen opciones limitadas en cuanto a la compra y venta de manera privada.

En ese segundo escenario, el vehículo estaría bajo tu responsabilidad absoluta después de ser adquirido.

2- El vendedor puede ser un completo desconocido y, por ello, no necesariamente te está diciendo toda la verdad

Al menos que tu vendedor sea alguien de confianza, en la mayoría de los casos este tipo de intercambios se realizan por medio de sitios web como Edmunds, NADA y CarGurus.

Es por eso que existe la posibilidad de alguna estafa en tanto al funcionamiento interno del auto, como de su procedencia e historial exacto.

3- Hay más probabilidades que falte documentación importante

Documentos importantes como el registro del vehículo en el DMV y la factura de la compra inicial son primordiales a la hora de adquirir un auto de segunda mano.

Sin embargo, el vendedor privado no se encuentra obligado a proveer esta información, como sería el caso en un concesionario. Por lo que, de nuevo, recomendamos hacer la mayor cantidad de preguntas posibles para que no te estafen.