BMW inicia la producción de baterías de alto voltaje para sus modelos eléctricos

La producción de baterías de última generación ha iniciado en BMW para garantizar la demanda de sus nuevos modelos eléctricos, mientras allana su camino hacia la completa electrificación

Con la promesa de que el 50% de su producción sea eléctrica para 2030, BMW aceleró su camino en la producción de baterías de alto voltaje de última generación.
Con la promesa de que el 50% de su producción sea eléctrica para 2030, BMW aceleró su camino en la producción de baterías de alto voltaje de última generación.
Foto: BMW / Cortesía

BMW acelera su camino hacia el futuro con la producción de baterías de última generación para sus nuevos modelos eléctricos, específicamente el BMW iX y el BMW i4. Estas baterías de alto voltaje representan la nueva tecnología que la marca piensa implementar en compañía de sus nuevos motores eléctricos, los cuales también se verán beneficiados con esta producción. Estos avances se desarrollan ahora mismo en Alemania y forman parte de las transformaciones internas que la marca está haciendo para lograr que al menos un 50% de sus vehículos estén electrificados para 2030.

Foto de motores eléctricos construidos por BMW
Junto a la fabricación de baterías de última generación, BMW también ha ampliado la producción de motores eléctricos./ Foto: cortesía de BMW.

El origen de esta nueva estrategia se encuentra en un anuncio hecho a mediados de este mes, donde se dieron detalles precisos sobre el ambicioso plan de gestión que marcará el camino de BMW en los próximos años, un plan que no solo involucra cambios profundos a nivel productivo, sino también el desarrollo de nuevas tecnologías, mientras exploran el reciclaje y la reutilización, dos conceptos sumamente importantes para lograr una economía circular y sostenible.

La planta de Dingolfing, Alemania, amplió sus capacidades para hacer grandes avances en el camino de BMW hacia la electrificación./ Foto: cortesía BMW.

Con estas nueva tecnologías, BMW también hace frente a una de las grandes preocupaciones de la industria: la cadena de suministro, una red de proveedores y fabricantes secundarios que pocas empresas han tomado en cuenta, pero que también genera emisiones, contaminación y problemas sociales como la esclavitud. La tecnología eDrive de BMW se desliga un poco de esta cadena de suministro ya que no necesita de metales asociados a tales problemas. Además, la marca se ha asegurado de que sus proveedores también sigan una línea verde con prácticas sostenibles que le aporten mucho más valor a su compromiso con el medio ambiente.

También te puede interesar

El Mustang Match-E cruzará Estados Unidos de costa a costa