Cuáles son las consecuencias negativas de la “conducción imprudente”

Según el DMV la conducción imprudente puede tener consecuencias desastrosas tanto para el infractor como para quienes están a su alrededor

La conducción imprudente es un delito que se puede cobrar tu vida y la de otros.
La conducción imprudente es un delito que se puede cobrar tu vida y la de otros.
Foto: Vova Krasilnikov / Pexels

Considerado en algunos estados como un delito menor, la conducción imprudente puede llevarte a recibir duras sanciones que van desde pagos de multas hasta la cárcel. Si no tomas en cuenta tu seguridad o la de otros, si haces caso omiso de las reglas y si no te importa causar daños a la propiedad ajena, entonces eres un conductor imprudente y estás incurriendo en un acto asociado a menudo a graves accidentes.

También conocido como “conducción descuidada”, “conducción peligrosa” o incluso como “conducción temeraria”, este delito es tomado muy en serio por las autoridades ya que se caracteriza por el uso negligente que el ejecutante hace de sus privilegios como conductor. De acuerdo con estas nociones básicas, el Departamento de Vehículos Motorizados (DMV) ha hecho una lista de actos considerados dentro de esta categoría:

.- Exceder el límite de velocidad.

.- Ignorar las luces rojas o las señales de tránsito.

.- No ceder el paso a vehículos o peatones.

.- Conducir bajo la influencia de drogas o alcohol (DUI/DWI).

.- Competir en velocidad con otros vehículos.

.- Huir de la autoridad.

.- Pasar un autobús escolar detenido.

.- Usar el teléfono al conducir.

La conducción imprudente, además, causa graves daños a tu registro como conductor. En aquellos estados que poseen el sistema de puntos, cometer este tipo de infracciones puede dejar una marca muy notable y permanente en tu historial que influirá negativamente a la hora de buscar un empleo o hacer una solicitud ante el DMV. Otras de las consecuencias negativas podrían ser:

.- Multas, que pueden ir de cientos a miles de dólares.

.- Cárcel, que dependerá de cada estado. Así como es considerado en algunos  como un delito menor, en otros se considera un crimen.

.- Licencia suspendida por un tiempo (varía según el estado) que podría aumentar si cometes otras infracciones.

.- Puntos en tu registro de conducción (si tu estado posee el sistema de puntos).

.- Aumento del seguro de tu vehículo.

.- Pérdida de tu empleo, en el caso de que este implique la responsabilidad de conducir.

Para muchos conductores que cometen este delito, una escuela de tráfico o curso de conducción defensiva podría resultar una esperanza para mejorar su historial luego de estas infracciones, pero lo que algunos desconocen es que es muy probable que la gravedad de su ofensa los haga no elegibles para esa opción.

En tales casos, la decisión queda en manos de un tribunal que decide si el conductor merece esta alternativa o si es necesario agregar otras sanciones. Esta decisión final también se verá influenciada por las veces que el conductor haya cometido el acto, si es algo recurrente el castigo será realmente severo.

También te puede interesar

Qué beneficios tiene tomar un curso de conducción defensiva