Cuáles son los peligros de manejar con llantas de invierno durante el verano

El uso de llantas de invierno durante el clima cálido significa que deberás reemplazar tus llantas con mucha más frecuencia que si hubiera usado las apropiadas para la temporada. Además estos neumáticos en asfalto caliente no son nada seguros

Llantas de verano e invierno.

No es una buena idea usar llantas de invierno durante el verano. Crédito: Shutterstock

Los neumáticos son uno de los elementos más importantes en el auto y es de vital importancia que siempre uses los adecuados según la temporada climática en la que te encuentres. No hacerlo puede tener malos resultados.

En la actualidad, existen llantas diseñadas para las diferentes situaciones climáticas e incluso hay algunas que están pensadas para ser buenas en todas las temporadas del año. Sin embargo, si no cuentas con neumáticos para todas las temporadas, lo mejor es que los cambies por unos especialmente diseñados para el verano.

Es importante que si vas a cambiar de neumáticos cuando el clima cambia, lo hagas siempre ya que usar las llantas de invierno durante el verano puede tener ciertos inconvenientes.

¿Qué peligros hay en usar los neumáticos de invierno durante el verano?

Los neumáticos de invierno, que pueden ser con clavos o sin clavos, están diseñados para mantener la tracción en condiciones de frío extremo y en superficies heladas o nevadas. El caucho del neumático es más suave, lo que les permite permanecer flexibles mientras interactúan con las carreteras de invierno. Las bandas de rodadura más profundas también tienen un diseño único para encontrar agarre en caminos que podrían causar que los neumáticos normales patinen.

Los neumáticos de invierno están diseñados para usarse cuando la temperatura desciende por debajo de los 45°F. Una vez que el clima está constantemente por encima de 45, es hora de cambiar a neumáticos de verano o para todas las estaciones. 

Los neumáticos de invierno usados ​​en verano son peligrosos y costosos debido a problemas como:

– Desgaste más rápido: los neumáticos de invierno están hechos para la tracción y la funcionalidad, no para la longevidad. La banda de rodadura de los neumáticos de invierno es suave y flexible. Eso es excelente para carreteras heladas, pero en asfalto cálido y seco experimentarán un desgaste acelerado.

– Manejo comprometido: los neumáticos de invierno son blandos, lo que les da tracción y agarre en superficies resbaladizas, pero esta ventaja se convierte en una desventaja en carreteras secas y cálidas.

– Disminución del rendimiento: los neumáticos de invierno tienen una mayor resistencia a la rodadura. Debido a esto, usarlos durante el verano significa que tu motor tendrá que trabajar más para funcionar en comparación con un auto con neumáticos de verano o para todo clima. 

***

Te puede interesar:

Cuidados especiales para que tu auto sea más seguro y confiable en esta primavera
5 de los mejores compresores de aire para cargar siempre en tu auto

En esta nota

llantas del auto

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain