El último coche fúnebre de la reina Isabel II es un Jaguar que ella misma diseñó

La partida de la reina Isabel II ha conmocionado al mundo entero y con su cortejo fúnebre han ido apareciendo datos relevantes que quizá desconocías, como el carro fúnebre que ella misma diseño. El auto en cuestión es un Jaguar modificado con grandes cristales y ruedas que resisten el alto peso de los mismos, además de un color exclusivo de la realeza

Carro fúnebre de la reina Isabel II

Carro fúnebre de la reina Isabel II. Crédito: Getty Images

La reina Isabel II murió a los 96 años en su propiedad en Balmoral, Escocia, lo que significó que su cortejo fúnebre tuvo un largo camino por recorrer de regreso a Londres. Como resultado, el primer coche fúnebre que llevó su cuerpo no fue uno especialmente diseñado por ella, sino un Mercedes-Benz de una funeraria. Sin embargo, para las secciones finales de su procesión, su cuerpo será transportado en un Jaguar diseñado especialmente para la familia real y parcialmente diseñado por la propia reina.

Un color especial para el vehículo

El coche fúnebre está acabado en Royal Claret, un color específico de la familia real compartido con otros vehículos oficiales, según Baazar. La reina Isabel II aprobó el diseño final del vehículo, que parece ser un sedán Jaguar muy estirado con una gran parte trasera de vidrio y un enorme adorno en el capó, que es una estatua de bronce plateada de San Jorge matando a un dragón, que fue la mascota de la Reina y también apareció como adorno en el capó de su limusina Bentley. 

Ruedas estilo monobloque

El Jaguar también está equipado con ruedas de estilo monobloque montadas sobre enormes neumáticos (que probablemente ayuden a dispersar la carga de todo ese enorme vidrio). Esta es la primera vez que se utiliza el coche fúnebre, que fue diseñado específicamente para la Reina; Sin embargo, la Madre de la Reina tenía un Jaguar XJ similar para su funeral.

La reina Isabel no es la única que ha diseñado su propio vehículo fúnebre

El XF está acompañado por dos nuevos Range Rover en la procesión, que están acabados en el mismo color de pintura a juego. En otra parte de la procesión hay otras limusinas reales británicas, incluidos los clásicos Rolls-Royce y Bentley, todos con otros miembros de la familia real. La reina no es la única miembro de la realeza que diseñó su propio coche fúnebre antes de su fallecimiento; El príncipe Felipe hizo lo mismo, pero encargó un Land Rover Defender 130, que tenía un ambiente decididamente diferente al del majestuoso Jaguar. 

Según los informes, le dijo a su esposa, la reina, antes de fallecer: “Sólo méteme en la parte trasera de un Land Rover y llévame a Windsor”, y la familia real cumplió con eso. 

**********
Te puede interesar:
El coche fúnebre de la reina Isabel II es un Mercedes y causa polémica
Jaguar: sus 5 modelos usados más económicos

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain