Pros y contras de conducir un auto eléctrico en la nieve

Los vehículos eléctricos son buenos en la nieve. Con la constante evolución de los autos electrificados y la nueva introducción de diferentes modelos en el mercado, cada vez son mejores

Tesla sobre la nieve.

Los autos eléctricos son buenos sobre la nieve. Crédito: Shutterstock

Los autos eléctricos son cada vez más populares y en algunos años no habrá otra opción que vehículos electrificados. Por eso, todos deberíamos conocer su funcionamiento y saber cómo es su desempeño en temporada invernal, especialmente si donde vives cae mucha nieve.

Debes saber que los vehículos eléctricos cuentan con mucha tecnología y que los fabricantes de autos realizan duras pruebas a sus autos antes de salir a la venta. 

Sin embargo, no siempre son tan buenos o pueden tener fallas que los hagan no ser recomendables en ciertas situaciones.

– Pros de los vehículos eléctricos en la nieve

En primer lugar, muchos vehículos eléctricos tienen gestión térmica activa, por lo que se calientan antes de conducir. Esto hace que las ventanas se descongelen y cuando manejes tengas buena visibilidad. 

A diferencia de los vehículos que funcionan con gasolina, no se desperdician emisiones mientras el auto se calienta durante mucho tiempo. Además, algunos modelos como los de Tesla, los propietarios pueden encender la calefacción o cualquier otra cosa que desee con anticipación sin tener que ir al vehículo.

Los vehículos eléctricos no tienen engranajes, por lo que es fácil arrancar lentamente sobre nieve o hielo. Además, los vehículos eléctricos e híbridos también vienen con baterías grandes, lo que los hace pesados ​​y adecuados para la tracción en invierno. 

Algunos híbridos incluso tienen potencia convencional en las ruedas delanteras y eléctricas en las traseras, lo que los hace excelentes en superficies resbaladizas. Es por eso que los vehículos eléctricos son buenos en la nieve.

– Contras de los vehículos eléctricos en la nieve

Los vehículos eléctricos suelen tener neumáticos con baja resistencia a la rodadura y presiones más altas para un menor consumo de energía. Esto da como resultado menos tracción que las alternativas más blandas, lo cual es terrible para el duro clima invernal.

Por otra parte, el frío del invierno podría reducir la autonomía de un vehículo eléctrico hasta en un 20%. Las características que se usan con frecuencia en climas fríos, como los asientos con calefacción, los volantes y la cabina, podrían reducir la autonomía eléctrica.

***

Te puede interesar:

Qué tan buena idea es manejar con las llantas bajas de aire en la nieve

Técnicas para sacar tu auto atascado en la nieve

En esta nota

autos eléctricos Consejos de manejo

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain