Qué es la dirección asistida y cómo funciona

Descubre qué es la dirección asistida, por qué revolucionó la conducción y cómo funciona para brindar un control fluido y seguro.

qué es la dirección asistida

La dirección asistida es un sistema que ayuda al conductor a girar el volante con menos esfuerzo, especialmente en situaciones que requieren maniobras complicadas o a baja velocidad.  Crédito: Shutterstock

La aparición de la dirección asistida en los automóviles está directamente vinculada con la necesidad de hacer más accesible y cómoda la conducción. Antes de su desarrollo, girar el volante en automóviles pesados o en maniobras a baja velocidad era una tarea agotadora.

La dirección asistida surgió como solución a este desafío, permitiendo a los conductores maniobrar con facilidad y reducir la fatiga al volante. Su importancia radica en su capacidad para mejorar la maniobrabilidad y la seguridad en la carretera, haciendo que la conducción sea más precisa y eficiente.

Qué es la dirección asistida

La dirección asistida es un sistema que ayuda al conductor a girar el volante con menos esfuerzo, especialmente en situaciones que requieren maniobras complicadas o a baja velocidad. En esencia, es un mecanismo que proporciona una “asistencia” en la dirección, facilitando la respuesta del vehículo a las órdenes del conductor. Esta tecnología ha evolucionado con los años, mejorando la comodidad y la precisión de la conducción, y hoy en día es una característica común en la mayoría de los vehículos modernos.

Qué es la dirección asistida
La dirección es la encargada de llevar a cabo los movimientos del conductor.
Crédito: Shutterstock

Cómo funciona la dirección asistida

La dirección asistida es un sistema ingenioso que hace que girar el volante sea más fácil y menos fatigante para el conductor. Funciona detectando la cantidad de fuerza que el conductor está aplicando al volante y proporcionando una asistencia adicional cuando es necesario, especialmente en situaciones que requieren más esfuerzo, como maniobras a baja velocidad o al aparcar. Veamos sus componentes y funcionamiento:

  1. Sensores y unidad de control: el corazón del sistema de dirección asistida es un conjunto de sensores que monitorean constantemente la fuerza que el conductor aplica al volante. Estos sensores envían información a una unidad de control electrónica que procesa los datos y determina cuánta asistencia es necesaria.
  2. Fuente de asistencia: la dirección asistida utiliza una fuente de energía para proporcionar la asistencia. Hay tres tipos principales de fuentes de asistencia: motores eléctricos, bombas hidráulicas o una combinación de elementos eléctricos y mecánicos.
  3. Motor eléctrico: en los sistemas de dirección asistida eléctrica (DAE), un motor eléctrico se activa cuando el sistema detecta la necesidad de asistencia. El motor ayuda a girar el volante en la dirección deseada, reduciendo considerablemente el esfuerzo necesario por parte del conductor.
  4. Bomba hidráulica: en las direcciones asistidas hidráulicas (DAH), una bomba hidráulica genera presión de fluido hidráulico que se dirige a un cilindro de asistencia. Cuando el conductor gira el volante, la presión hidráulica proporciona la asistencia requerida, lo que facilita el giro.
  5. Dirección asistida electromecánica: en este tipo de sistema, que combina características de la dirección asistida eléctrica y mecánica, un motor eléctrico actúa directamente sobre el mecanismo de dirección o la columna de dirección, proporcionando asistencia cuando es necesario. La conexión mecánica directa también puede ofrecer un “toque” adicional de resistencia, proporcionando una sensación más realista y conectada al conductor.
  6. Ajuste de asistencia: la unidad de control ajusta la cantidad de asistencia en función de las condiciones de conducción. Por ejemplo, en maniobras a baja velocidad o al estacionar, la asistencia será más fuerte para facilitar los giros precisos, mientras que, a altas velocidades, la asistencia puede reducirse para dar al conductor una mayor sensación de control y estabilidad.
Qué es la dirección asistida
Identificar los síntomas de una dirección defectuosa es fundamental para tomar medidas rápidas y evitar problemas mayores.
Crédito: Shutterstock

Tipos de dirección asistida

Existen varios tipos de dirección asistida, cada uno con sus propias características:

1. Dirección Asistida Eléctrica (DAE)

La dirección asistida eléctrica utiliza un motor eléctrico para proporcionar la asistencia necesaria al conductor al girar el volante. Este tipo de dirección asistida es cada vez más común en los vehículos modernos debido a su eficiencia energética y su menor demanda de mantenimiento en comparación con las versiones hidráulicas.

Un sensor detecta la fuerza aplicada al volante por el conductor y, a través de una unidad de control, ajusta la asistencia eléctrica según las condiciones de conducción. Además de ser más eficiente, la dirección asistida eléctrica permite una mayor flexibilidad en la personalización de la respuesta del volante, lo que puede adaptarse a diferentes estilos de conducción y condiciones de la carretera.

2. Dirección Asistida Hidráulica (DAH)

La dirección asistida hidráulica utiliza una bomba hidráulica que genera presión de fluido para asistir en el giro del volante. A medida que el conductor aplica fuerza al volante, la bomba hidráulica entra en acción, proporcionando una asistencia más directa y una sensación de mayor resistencia que algunos conductores prefieren.

Aunque las direcciones asistidas hidráulicas son menos eficientes en términos de consumo de energía en comparación con las eléctricas, algunas personas aprecian su respuesta más “táctil”. Sin embargo, las versiones hidráulicas tienden a requerir un mantenimiento más intensivo, como cambios periódicos de fluido hidráulico y verificaciones regulares para evitar fugas.

3. Dirección Asistida Electromecánica (DAEM)

La dirección asistida electromecánica es una combinación de elementos eléctricos y mecánicos para brindar asistencia al conductor. Este sistema se adapta a las ventajas de la dirección asistida eléctrica y mecánica. Utiliza un motor eléctrico para proporcionar asistencia al girar el volante, pero también tiene una conexión mecánica directa entre el volante y las ruedas, lo que ofrece una sensación de conducción más conectada.

La dirección asistida electromecánica es conocida por su capacidad de respuesta y su eficiencia energética, lo que la convierte en una opción popular para muchos fabricantes de automóviles modernos. La presencia de un componente mecánico también puede ofrecer un “toque” de resistencia en la dirección, similar a la sensación de la dirección hidráulica, pero con un mantenimiento generalmente más sencillo.

Qué es la dirección asistida
Si la dirección asistida falla mientras conduces no debes perder la calma.
Crédito: Shutterstock

Cuál es la diferencia entre dirección hidráulica y asistida

La principal diferencia radica en el mecanismo de asistencia. La dirección hidráulica utiliza fluido hidráulico para generar la asistencia, mientras que la dirección asistida puede emplear tanto sistemas hidráulicos como eléctricos para brindar apoyo al conductor. La dirección asistida eléctrica es más eficiente en términos de consumo de energía y, por lo general, requiere menos mantenimiento que la hidráulica.

Qué es la dirección asistida
La Bomba de dirección asistida puede presentar fallas que impidan el buen movimiento del volante.
Crédito: Shutterstock

Mantenimiento de la dirección asistida

El mantenimiento adecuado de la dirección asistida es crucial para garantizar un funcionamiento óptimo, una conducción segura y prolongar la vida útil del sistema. Aquí hay algunas pautas importantes para el mantenimiento de la dirección asistida:

  1. Inspecciones regulares: es fundamental realizar inspecciones periódicas del sistema de dirección asistida, siguiendo las recomendaciones del fabricante en cuanto a la frecuencia de revisión. Un mecánico calificado debe verificar visualmente las conexiones, componentes y mangueras para detectar signos de desgaste, fugas o daños.
  2. Niveles de fluido: si tu vehículo utiliza dirección asistida hidráulica (DAH), verifica regularmente el nivel de fluido hidráulico según las indicaciones del manual del propietario. Mantener el nivel de fluido adecuado es esencial para garantizar el funcionamiento suave y evitar daños en el sistema. Si notas una disminución constante del nivel de fluido, podría ser señal de una fuga, que debe ser reparada de inmediato.
  3. Cambio de fluido: a lo largo del tiempo, el fluido hidráulico puede degradarse debido a la exposición al calor y la humedad. Sigue las recomendaciones del fabricante para el cambio regular de este fluido. Un fluido hidráulico fresco ayuda a mantener la presión adecuada en el sistema, evita la corrosión interna y mejora el rendimiento general de la dirección asistida.
  4. Revisión de correas y poleas: si tienes un sistema de dirección asistida por correa (algunos modelos más antiguos), asegúrate de que las correas estén en buen estado y correctamente tensadas. Las correas desgastadas o flojas pueden afectar negativamente la asistencia de dirección.
  5. Ruido o dificultad al girar: si notas ruidos inusuales, como chirridos o zumbidos, al girar el volante, o sientes dificultad al girar en ciertas situaciones, debes llevar el vehículo a un taller de confianza para un diagnóstico. Estos síntomas podrían indicar un problema en la dirección asistida que requiere atención inmediata.
  6. Servicio profesional: ante cualquier problema o duda relacionados con la dirección asistida, siempre es aconsejable buscar asistencia de un mecánico certificado. Los técnicos especializados pueden realizar pruebas más avanzadas y realizar reparaciones o ajustes específicos en caso de ser necesario.
  7. Documentación y mantenimiento programado: lleva un registro de todas las inspecciones y trabajos de mantenimiento realizados en la dirección asistida. Esto no solo te ayudará a seguir el programa de mantenimiento, sino que también será valioso si planeas vender el vehículo, ya que demuestra un cuidado adecuado.

También puede interesarte:

Qué son los caballos de fuerza de un auto

Mantenimiento del auto por kilometraje: ¿qué hacer y cada cuánto?

Cómo quitar la luz de testigo o advertencia del auto

Dos neumáticos distintos en un mismo eje: ¿Un riesgo evitable?Dónde colocar los neumáticos nuevos: ¿delante o detrás en el auto?

En esta nota

mecánica del auto

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain