Subaru realiza un retiro masivo de vehículos por problemas en la suspensión y el motor

Subaru espera iniciar una primera etapa de reparaciones el 14 de mayo, seguida de otra etapa para atender los motores el próximo 28 de mayo

La empresa japonesa ha prometido iniciar las reparaciones a partir del  próximo mes de mayo.
La empresa japonesa ha prometido iniciar las reparaciones a partir del próximo mes de mayo.
Foto: Faiz Zaki / Shutterstock

Casi 875.000 ejemplares de Subaru están siendo retirados del mercado estadounidense por problemas técnicos y mecánicos. En comunicados oficiales presentados ante la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras, la marca japonesa ha manifestado que se debe a un problema con la suspensión trasera, la cual podría caerse repentinamente. A esto se suma un detalle más importante en otros modelos: una bobina de encendido cuyo mecanismo se activa aunque el automóvil esté apagado, provocando un cortocircuito y, por ende, el estancamiento del motor. En este segundo caso, el software defectuoso en su módulo de control del motor (ECM) es el causante del inconveniente.

En enero del año pasado, la marca tuvo un problema similar con sus bolsas de aire, las cuales eran fabricadas por Takata, otra compañía japonesa. En esa oportunidad, Subaru debió retirar modelos del 2003 al 2014 con bolsas que causaban lesiones o muerte por su tendencia a estallar, activándose inesperadamente por el largo tiempo de exposición a altas temperaturas y humedad en el interior de cada auto. Este problema solo se registraba en el lado del tablero asociado al copiloto, causando una explosión que convertía los restos expulsados en peligrosos proyectiles que podían causar mucho daño.

En este nuevo episodio, según los números de la empresa, los reportes de los propietarios aún son extremadamente bajos, pero la falla de suspensión podría estar afectando a más de 405.000 Crosstreks y Foresters de 2019, mientras que el problema de paralización del motor se remonta a 466.205 SUV Crosstrek de 2018 y 2019 y autos Impreza de 2017 a 2019. Para solucionar el primer problema, Subaru espera iniciar labores el próximo 14 de mayo, ajustando las partes defectuosas para reducir el riesgo de desprendimiento de la suspensión trasera, un hecho que puede ser causante de graves accidentes.

Con respecto a las fallas en el motor, la fecha estimada de inicio para las reparaciones podría ser el 28 de mayo. A partir de esta fecha, la empresa espera comenzar a sustituir las bobinas de encendido defectuosas y es probable que instalen nuevos tubos de escape delanteros en los modelos afectados. Las reparaciones serán completamente gratuitas para los clientes y se espera que las notificaciones sean hechas por correo a cada uno de los propietarios en los próximos 60 días. A pesar del riesgo que se corre, no se ha reportado hasta ahora ningún hecho grave relacionado con estos dos inconvenientes. Subaru ha mencionado que esta medida se debe simplemente a una acción preventiva.

También te puede interesar

Fiat lanza su 500 “Hey Google”, un vehículo para estar conectados en todo momento

Ford anuncia nuevas colaboraciones para aumentar las opciones de personalización de su Bronco 2021