Tips para guardar tus llantas de temporada sin dañarlas

El almacenamiento correcto de una llanta ayuda a prolongar la vida útil de su segundo juego de neumáticos o de temporada. Por eso debe preparar desde la ubicación en la que se almacenan, hasta la forma en que se limpian

Llantas para nieve

Las llantas que se almacenan correctamente tienen más tiempo de vida. Crédito: Shutterstock

Las temporada de frío está por cambiar y en algunas partes de los Estados Unidos, las llantas se tienen que cambiar para instalar unas adecuadas para la temporada.

Cuando llega el momento de cambiar las llantas debido a la temporada , debemos guardar las otras de una forma que se mantengan en buen estado y no se dañen. Sin embargo, hay algunas cosas que debe considerar al guardar sus llantas hasta que sea el momento de volver a colocarlas en su vehículo.

¿Qué debo hacer antes de guardar mis llantas?

Hay algunos pasos específicos que debe seguir para preparar sus neumáticos antes de cualquier tipo de almacenamiento a largo plazo. No almacenar correctamente tus llantas puede terminar con su vida útil, incluso si no las usas.

1.- Limpia sus llantas antes del almacenamiento

La eliminación de cualquiera de los vendajes de llantas aplicados, la suciedad y el polvo de los frenos ayudará a garantizar que las llantas estén libres de contaminantes antes del almacenamiento.

2.- Mantén la presión de aire recomendada.

Si guardas los neumáticos con todo y rines, mantén la presión de aire recomendada por el fabricante del vehículo.

3.- Prepara el lugar en el que planea almacenar las llantas.

Se recomienda guardar las llantas en bolsas opacas y herméticas, selladas con una cinta de alta resistencia para ayudar a mantener alejados los elementos. Antes de sellar, trate de eliminar la mayor cantidad de aire posible de la bolsa, ayudando a evitar que los compuestos del neumático se sequen.

¿Dónde debo guardar mis llantas?

Es recomendable almacenar las llantas en interiores en un ambiente fresco y seco con clima controlado. Sin embargo, si tu única opción es mantener las llantas al aire libre, asegúrese de que las llantas no toquen el suelo y están cubiertas con bolsas opacas e impermeables. 

Al almacenar tus llantas en un ambiente limpio, bien ventilado, fresco y seco con clima controlado, estás evitando uno de los principales problemas aquí, que es la luz solar. La luz solar directa y el calor generado por ella pueden acelerar el proceso de envejecimiento del neumático.

***

Te puede interesar:

Los mejores neumáticos para invierno, según las pruebas de Consumer Reports

10 consejos para conducir cuando hay nieve

En esta nota

mecánica del auto

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain