5 cosas que debes de considerar antes de comprar un turbo para tu auto

Si desea mejorar el rendimiento de su automóvil, debe considerar un turbo kit. Un turbocompresor es básicamente un compresor de aire impulsado por escape que puede generar energía forzando el aire en el motor a una presión mucho más alta

Turbo kit.

Asegúrate de comprar el turbo kit adecuado para tu auto. Crédito: Shutterstock

Cuando estés listo para invertir en un turbo kit, querrás estar seguro de que estás obteniendo todas las piezas y componentes que necesitas para darle a tu auto la potencia que ha estado anhelando. 

Es natural que tengas muchas preguntas y te vendría bien alguna dirección a la hora de realizar tu compra. En el mercado existen muchas marcas, modelos y diferentes precios de turbo kit, pero antes de adquirir alguno, lo mejor es que investigues todas tus inquietudes.

Por eso, aquí te decimos cinco cosas que debes considerar antes de comprar un turbo para tu auto.

1.- ¿Está todo ahí?

Asegúrate de que todas las piezas, accesorios, abrazaderas, mangueras de silicona, componentes de administración de combustible y sincronización estén incluidos, además de los componentes principales. En definitiva, comprueba que se trata de un kit completo que contiene todo lo necesario para su correcta instalación.

2.- Todos son rodamientos de bolas

Encuentre un kit con un turbo con cojinete de bolas, que es mucho más duradero y exhibe más longevidad que un turbo con cojinete de empuje estándar. Los turbos BB también reducen el tiempo de carrete del turbo, lo que resulta en menos retraso del turbo. Los rodamientos de bolas de cerámica están clasificados como indestructibles y no retienen el calor, lo que los convierte en los tipos más comunes. Los turbos con cojinetes de bolas generalmente se aceptan como el estándar de la industria para turbos fuertes y duraderos.

3.- Nada es más genial que un intercooler

Asegúrate de que tu kit incluya un intercooler. Dado que la mayoría de los turbo kits funcionan en un rango de inducción forzada entre 6 y 9 psi y funcionan con gases de escape gastados, la mayoría genera una enorme cantidad de aire caliente. El intercooler utiliza el aire ambiental que se fuerza en el automóvil mientras se conduce para enfriar este aire caliente producido por el turbo. 

El aire enfriado se comprime y cuanto más aire se mantiene en el mismo PSI relativo, más se puede forzar en el motor. Mantener el motor más frío no solo lo hace más eficiente y seguro, sino que también proporciona más potencia.

4.- Haz un favor a tu sistema con una válvula de escape

También se debe incluir una válvula de escape en tu turbo kit. Esta válvula expulsa el aire no utilizado que queda atrapado en el tubo de carga entre turnos o al ralentí. Esto permitirá que el aire que ingresa al motor desde el turbo quede atrapado en el tubo de carga cuando se cierre el cuerpo del acelerador. En lugar de que el aire regrese al turbo y cause daños potenciales, el aire se expulsa a través de una válvula a la atmósfera. La válvula de purga limpia así el sistema y lo prepara para la siguiente carga de aire.

5.- Adquiere tu garantía

Los turbos son componentes de alto estrés, por lo que es crucial que estés cubierto en caso de mal funcionamiento. Desde problemas de lubricación hasta errores de instalación, los componentes pueden estar en peligro y no deseas gastar más del dinero que ya te costó ganar para reemplazar componentes, por lo que una garantía sólida puede ofrecerle la tranquilidad de saber que su inversión está cubierta.

***

Te puede interesar:

Qué es una U-Turn y cómo la puedes hacer
Cómo funciona el encendido de tu auto

En esta nota

Auto Tuning

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain