5 tipos de zapatos que no deberías usar cuando manejas

Los zapatos que debes utilizar cuando manejas, deben ser cómodos y ligeros. Utilizar calzado incómodo o con formas raras afectan la forma en que conduces e incluso pueden causar accidentes

No todos los zapatos son seguros de usar mientras manejas.
No todos los zapatos son seguros de usar mientras manejas.
Foto: Klim Musalimov / Unsplash

Sin pensarlo y sin el afán de hacerlo, muchas veces hacemos cosas que pueden afectar nuestra forma de conducir o hacen que tu conducción no sea la adecuada. Lo peor es que la mayoría del tiempo, lo hacemos sin siquiera saber los riesgos o consecuencias que puedan tener estos malos hábitos.

Sin embargo, hay cosas que ponen en peligro tu vida y la de los demás tripulantes, cosas como comer, usar audífonos, maquillarse mientras o incluso manejar con un tipo de zapatos en que no dejan conducir correctamente.

Usar el calzado adecuado a la hora de manejar es algo que tal vez nunca habíamos pensado. Sin embargo, los zapatos correctos pueden evitar que tengamos o provoquemos un accidente de tránsito.

Pocas hemos pensado si el calzado que portamos es el ideal y si cumple con la comodidad, ligereza y soporte que nuestro pie necesita a la hora de presionar los pedales.

Por eso aquí te decimos cinco de los zapatos que no deberías usar cuando manejas.

1.- Chanclas o sandalias

Lo más preocupante es que las chanclas, más que cualquier otro zapato, tienen el potencial de salirse de inmediato. Es muy inseguro y peligroso, especialmente si necesitas frenar fuerte o acelerar bruscamente.

 Las chanclas también carecen por completo de soporte para los tobillos, además de que tienen alta probabilidad de quedarse atascados debajo de un pedal.

2.- Pantuflas 

Las pantuflas tienen los mismos peligros potenciales que las sandalias: no están aseguradas alrededor de su tobillo y podrían resbalar de sus pies en cualquier momento. 

3.- Zapatos con plataforma

Conducir con zapatos de suela muy gruesa, como cuñas, zapatos con plataforma o incluso botas pesadas, pueden hacer que pierda un pedal, presione dos pedales al mismo tiempo o use la cantidad incorrecta de presión.

4.- Tacones altos

Cuando usa tacones finos, los talones colocan los pies en una posición incómoda y desconocida a la que no estás acostumbrado. Por otra parte, los tacones delgados tienen muchas posibilidades de engancharse en la alfombra del piso e inhabilitar el pie. 

Además, si los zapatos tienen puntas puntiagudas, como muchos tacones altos, pueden dificultar la aplicación de la presión que se requiere para acelerar o frenar. 

5.- No usar zapatos 

Probablemente sepa que conducir descalzo no es la opción más segura. Conducir descalzo es en realidad una opción preferible a conducir con algunas de estas otras opciones peligrosas de calzado, especialmente si dichos zapatos son particularmente incómodos. Sin embargo, no utilizar zapatos hará que no calcules la fuerza con la que necesitas pisar los pedales y en caso de que tengas que reaccionar rápido, esto será un verdadero problema. 

***

Te puede interesar:

Cómo afecta al auto manejar a través de calles inundadas

Cómo afecta el auto conducir con poca gasolina