Auto nuevo: por qué deberías esperar hasta 2022 para comprar uno

Comprar un automóvil nuevo siempre resulta satisfactorio y emocionante para muchos compradores. Sin embargo, expertos aseguran que no es recomendable comprar uno en lo que resta de 2021 por motivos relacionados a la escasez de chips

Auto nuevo: por qué deberías esperar hasta 2022 para comprar uno
Al comprar un auto nuevo debes evaluar muchos criterios para realizar la mejor inversión sin afectar a tu bolsillo.
Foto: Honda / Cortesía

A estas alturas, probablemente hayas escuchado que existe una escasez global de chips de computadora que ha afectado el suministro de automóviles nuevos en los concesionarios de todo el país. Desafortunadamente, muchos concesionarios tienen escasez de autos nuevos, lo que presenta un gran problema para cualquiera que busque comprar un automóvil nuevo y disfrutar del dulce aroma de un automóvil nuevo durante todo el camino a casa.

Dicho esto, si estás buscando un automóvil nuevo en este momento, podría ser una buena idea esperar hasta el próximo año. Ari Janessian, un corredor de automóviles de Boston Automotive Consulting, lanzó recientemente un video que detalla por qué podría ser mejor esperar hasta 2022 para comprar un automóvil. Éstos son algunos de sus puntos principales.

Nissan Murano 2021
Nissan Murano 2021. / Foto: Cortesía Nissan.

1. El inventario es bajo en este momento

Como dijimos antes, el inventario de autos nuevos en general es más bajo de lo habitual en este momento. Según MarketWatch, muchos concesionarios de Toyota sólo tienen un suministro de autos nuevos para 18 días, siendo el 4Runner el modelo más popular de la línea. Según se informa, sólo hay un suministro de 9 días de esos.

General Motors tampoco se ve muy bien. MarketWatch informa que muchos de esos concesionarios tienen menos de un suministro de SUV de 25 días para vender, y eso tiene en cuenta el precio promedio de casi $100,000 dólares para uno de ellos. Como podemos ver, la escasez de chips ha tenido un efecto importante en todos los fabricantes de automóviles, incluso en los que tienen algunos de los inventarios más grandes.

2. Los incentivos también son escasos o inexistentes

Probablemente conoces esos descuentos que la gente siempre pide a la hora de comprar un coche nuevo. Dichos descuentos están disponibles porque el fabricante ofrece incentivos de precios para que los concesionarios puedan vender más automóviles. Sin embargo, dado que la escasez de chips está frenando la cadena de suministro y los distribuidores no tienen tantos coches para vender, tampoco hay incentivos para aprovecharlos.

Recientemente que el descuento promedio para autos nuevos es de $2,957 dólares, que es inferior a $4,825 dólares en mayo de 2020. Por lo tanto, si estás pensando en comprar un automóvil nuevo ahora, probablemente no obtendrás la gran oferta habitual que normalmente obtendrías.

3. Los distribuidores cobran más que el precio sugerido por el fabricante

Teniendo en cuenta que el MSRP para un automóvil se conoce como el “precio minorista sugerido por el fabricante”, con énfasis en lo “sugerido”, los concesionarios ahora cobran mucho por él. Muchos concesionarios en todo el país están cobrando más de $10,000 dólares a $20,000 dólares sobre el precio de etiqueta de la mayoría de los automóviles. Eso significa que podrías estar pagando $60,000 dólares por un Toyota RAV4.

4. Es más difícil obtener la aprobación de crédito para un préstamo

Dado que los concesionarios están aumentando los precios de los automóviles nuevos, los bancos están valorando esos automóviles en un 110% o 120% sobre su valor minorista real. Lo que los consumidores quizás no se den cuenta es que el aumento en el valor significa que es más difícil obtener un nuevo préstamo para automóvil con un crédito menos que estelar. Por lo tanto, si tienes un puntaje de crédito inferior a 700 o te encuentras en una situación crediticia desafiante, podría ser más difícil de lo habitual obtener la aprobación de un préstamo.

Y si obtienes la aprobación para un préstamo, existe la posibilidad de que tengas una tasa de interés alta para un automóvil con un valor inflado. Eso suena como un mal negocio por todos lados.

5. Los posibles compradores están comprando automóviles que aún no han llegado

Por último, con la disminución de la oferta de automóviles nuevos, la demanda de los mismos ha aumentado. Como tal, muchos compradores están haciendo pedidos de automóviles que aún no han llegado a los concesionarios. Esto inevitablemente hará que sea más difícil para cualquier otra persona comprar un automóvil sin hacer un pedido de un automóvil que aún no ha visto. Nuevamente, es una situación difícil en la que estar, por lo que, si estás buscando subirte a un automóvil nuevo, es posible que desees esperar hasta 2022.

********

TE PUEDE INTERESAR:

4 consejos para no ponerte en riesgo a ti ni a tu automóvil en un estacionamiento público
La nueva Toyota Rav4 roba a la F-150 del título el vehículo más vendido en Estados Unidos