Chips operativos para autos: se estima que su desabastecimiento dure hasta 2023

Buena parte de la industria automotriz se ha vista afectada frontalmente por la falta de insumos de producción básicos como los los neumáticos y chips operativos en autos nuevos

La falta de Chips operativos han dificultado en el ensamblaje de autos nuevos a escala mundial.
La falta de Chips operativos han dificultado en el ensamblaje de autos nuevos a escala mundial.
Foto: Miguel Á Pedriñán / Pexels

Los diferentes niveles de confinamiento preventivo para evitar la propagación del COVID-19 causaron insuficiencias en la distribución de insumos fundamentales en diferentes áreas de producción a nivel mundial, y la industria automotriz no fue la excepción. Según datos de la BBC algunas de las ensambladoras de autos podrían seguir desabastecidas de chips operativos, que son fundamentales para el funcionamiento vehícular, hasta 2023.

Según declaraciones de uno de los directivos de Mercedes-Benz, Ola Källenius, las fábricas de chips han pausado su producción particular en Malasia debido a la falta de insumos y de personal para ejecutar la labor por lo que producción de vehículos nuevos se ha visto “significativamente impactada”.

Asimismo, los encargados de dichas fábricas de chips han afirmado que su producción se verá disminuida hasta mediados del 2022 ya que desde un punto de vista estructural la situación de escasez se hará cada vez menos dominante. Por esas motivaciones, se espera que la falta de chips operativos pueda llegar afectar la producción automotriz del 2023 pero se espera que “no sea con el nivel de severidad que se ha experimentado en los últimos meses”.

El ejecutivo para Mercedes-Benz afirmó además que la industria en la que trabaja ha aprendido una lección del “examen de estrés” que fue el último año y que a raíz de eso se tomarán medidas preventivas que mejorarán la línea de producción ( y de suplementación) para poder crear un sistema mucho más robusto. Según datos de la BBC Negocios.

Por otra parte, Harald Kroeger, miembro de Bosch (una de las distribuidoras de autopartes más grandes del mundo), le afirmó que buena parte de la problemática viene como consecuencia secundaria por el dramático aumento en la demanda auto partes en los últimos meses. Lo que cataloga como “muy buenas noticias” para esa industria-

Otro de los rubros que no alcanzado un nivel “habitual” de producción dentro de la industria automotriz son las llantas, ya que buena parte de su creación se realiza en países de Asia donde todavía todavía existen medidas restrictivas con respecto al trabajo en espacios abiertos para la prevención del contagio del COVID-19. Por lo que la creación de autos nuevos se encuentra cada vez más complicada, sobre todo, por las condiciones necesarias para que los trabajadores que crean sus partes puedan laborar.

También te podría interesar:

Ford F-150: 16,000 modelos han sido llamados a revisión por fallas en cinturón de seguridad

Chevrolet Bolt, en problemas: GM dice que hay que estacionarlo a 50 pies de otros autos por peligro de incendio