¿Es mejor poner aire o nitrógeno para inflar las llantas de tu auto?

El nitrógeno no tiene humedad y es un gas frío, lo que ayuda a que no haya contracción del gas por el efecto de la temperatura de la llanta en movimiento

Llantas de autos
Llantas de autos
Foto: Frank Albrecht / Unsplash

La importancia de mantener los neumáticos bien inflados ha llevado a conductores a optar por otras alternativas en el mercado que presumen ser más eficientes.

Si bien la práctica de inflar los neumáticos con aire a presión se ha usado por casi un siglo, diferentes estudios y pruebas de campo han venido a resaltar sus desventajas, las cuales repercuten en el rendimiento y función general del vehículo.

Una de estas alternativas incluye el uso de nitrógeno en lugar de aire, un servicio que puede ser $5 dólares más caro que el aire común, según un estudio de Consumer Reports.

Entonces, ¿conviene invertir en nitrógeno para las llantas? ¿Cuál es la diferencia entre el aire común y el nitrógeno? Aquí te resolvemos esas dudas.

¿Cuál es la diferencia entre el aire y el nitrógeno?

Bridgestone dice en su pagina oficial que el aire está conformado por 78% de nitrógeno, 21% de oxígeno y 1% de otros gases, lo que significa que no hay mucha diferencia en inflar las llantas con aire o con nitrógeno, porque una llanta inflada con aire cuenta ya con más de cuatro quintas partes de ese componente.

Sin embargo, la presión de las llantas con nitrógeno se mantendrá por más tiempo dentro de estas porque sus moléculas no se expanden como lo hacen las del aire, explica Bridgestone. Por lo tanto no hay deformación en las bandas de rodamiento ni en las caras de la llanta.

A todo esto, el nitrógeno no tiene humedad y es un gas frío, lo que ayuda a que no haya contracción del gas por el efecto de la temperatura de la llanta en movimiento.

Esto quiere decir que el escape va a ser menor y la llanta no se va a desinflar tan rápido, aunque el aire también es bueno, el nitrógeno tiene más beneficios. 

Beneficios de llenar con nitrógeno las llantas

  • Mantiene por más tiempo la presión correcta de inflado de los neumáticos
  • Existe una mayor estabilidad en la presión de inflado a diferentes temperaturas
  • Ayuda al ahorro de combustible
  • Alarga la vida útil de la llanta
  • Protege los aros contra la oxidación
  • En caso de pinchadura, se desinflará más lentamente que con aire
  • En conclusión, inflar y mantener las llantas con nitrógeno o con aire es bueno, pero inflar las llantas con nitrógeno es mucho mejor

    ***

    Te puede interesar: