Ferrari, Lamborghini y Aston Martin estrellados, reutilizados para fabricar joyas de alto valor

Usar tu propio auto como un accesorio en tu cuerpo ahora es posible gracias a una compañía especializada en reciclar las autopartes desechadas de los vehículos accidentados

Ferrari, Lamborghini y Aston Martin estrellados, reutilizados para fabricar joyas de alto valor
Ferrari F430. / Foto: Pixabay.
Foto: Pixabay

Probablemente comprar un Ferrari, Lamborghini o un Aston Martin sea un sueño para muchos de nosotros, sin embargo, no significa que no podamos usarlos en nuestro cuerpo. Sí, leíste bien, usarlos como accesorios de joyería es posible gracias a una compañía que fabrica los artículos con partes de vehículos accidentados.

Como ocurre cuando se conduce un automóvil caro, los propietarios a menudo quieren que se reemplace una pieza en lugar de repararla. Eso significa que se intercambian puertas, capós, guardabarros y paneles laterales con abolladuras, rayones o abolladuras pequeñas y grandes. El subproducto de ese proceso es una gran cantidad de aluminio, y Christi Schimpke , fundadora de la compañía CRASH Jewelry, generó un plan para convertir esas materias primas en piezas de joyería a medida para los obsesionados con los automóviles.

Lamborghini Urus. / Foto: Cortesía Lamborghini.

Schimpke fundó CRASH Jewelry después de mudar su estudio creativo a Beverly CoachCraft, donde su esposo es uno de los propietarios. Se dio cuenta de un desfile de autos de lujo de Mercedes-Benz, BMW, Audi, Bentley, Aston Martin, Porsche, Rolls-Royce, Maserati y más pasando y comenzó a pensar en las piezas desechadas y cómo podría reciclarlas.

CoachCraft trabaja en automóviles europeos de último modelo que, en su mayoría, sufren muchos daños en el concesionario o en el servicio de aparcacoches. Si un automóvil sufre un accidente grave, generalmente es una pérdida total, lo que significa que la compañía de seguros es la propietaria y CRASH no lo toca.

Mercedes-Benz AMG GT 53. / Foto: Cortesía Mercedes-Benz.

Schimpke ya estaba fabricando joyas más tradicionales como artista capacitada, pero el precio del metal se disparó en 2013 cuando comenzó la empresa. Cuando se le ocurrió la idea de reciclar las piezas de CoachCraft, tenía un suministro casi infinito de materiales. Sin embargo, tuvo que idear sus propias técnicas de producción, especialmente porque a la pintura original de fábrica sobre láminas de metal no le gustaba quedarse quieta cuando doblaba el metal en forma de puño.

Le tomó alrededor de tres años reducir realmente los procesos de trabajo de los metales, pero ahora tiene sistemas implementados y los está mejorando constantemente. Las ventas en CRASH Jewelry han aumentado en un 400% y el trabajo de Schimpke también está encontrando su camino a la fama.

**********

TE PUEDE INTERESAR:

El nuevo acero ligero de la Ford Bronco 2021 podría hacer que la marca reconsidere volver a fabricar camionetas de aluminio
Tesla abre la nueva estación super charger más grande del mundo en Shanghai