La afición del Príncipe Felipe de Inglaterra por los vehículos británicos de lujo Land Rover

El príncipe Felipe de Edimburgo, quien falleció a los 99 años de edad, demostró ser un amante fiel de los vehículos de la firma británica Land Rover, incluso hasta el día de su muerte

La afición del Príncipe Felipe de Inglaterra por los vehículos británicos de lujo Land Rover
Range Rover. / Foto: Cortesía Land Rover.
Foto: Cortesía

El pasado 9 de abril de 2021, se dio a conocer en el mundo entero la noticia de la muerte del príncipe Felipe, esposo de la reina Isabel II de Inglaterra. La noticia conmovió a todos los seguidores de la realeza y ya se ha dado a conocer que será el próximo sábado 17 de abril cuando se realice la ceremonia fúnebre del príncipe.

El duque de Edimburgo, siempre demostró una gran pasión en vida por los automóviles. Tuvo la oportunidad de conducir vehículos de diferentes marcas, sin embargo, una marca en específico se tornó su favorita, y se trata nada más y nada menos que de la firma británica Land Rover.

La pasión que el príncipe tenía por la marca fue tan grande, que incluso se dice que él mismo participó en el diseño de un Land Rover especial que trasladará su cuerpo durante su funeral.

¿Cómo comenzó la relación de Land Rover con la realeza británica?

De acuerdo con La Vanguardia, Land Rover provee de vehículos a la Casa Real Británica desde 1953, año en que ésta recibió de la marca un Land Rover Serie 1, utilizado en incontables ocasiones por el duque de Edimburgo, acompañado por la reina. Desde entonces, esta relación de la marca con la institución monárquica se ha mantenido firme a lo largo de las décadas.

Range Rover. / Foto: Cortesía Land Rover.

Cabe recordar también el Land Rover Serie 3 que fue entregado por el fabricante británico en 1978. Entre sus curiosas modificaciones se encontraba un sistema interior de luces de tipo semáforo, que permitía indicarle al chofer desde la parte trasera del coche cuándo debía detenerse, ir más lento o seguir el trayecto tras una parada.

Entre los muchos momentos que ha generado el vínculo entre Land Rover y la Casa Real Británica, sin duda destaca también la celebración del 90 cumpleaños de la reina Isabel II en 2016, que tuvo lugar en la localidad de Windsor. En este acontecimiento, el duque de Edimburgo y la reina se desplazaron en un exclusivo Range Rover State Review híbrido y descapotable fabricado especialmente para la ocasión.

Otro de los automóviles que condujo el príncipe Felipe de Edimburgo durante sus últimos años al volante fue un Range Rover Autobiography dotado de un extraordinario equipamiento de serie que fue ampliado considerablemente a su medida. Donde más modificaciones se incluyeron fue en todo lo relativo a medidas de seguridad, pues el vehículo estaba totalmente blindado.

Además, se instalaron numerosos detalles como un sistema de iluminación exterior similar al de los coches de policía así como agarraderas adicionales para facilitar el acceso al vehículo. Este fue el automóvil que condujo el duque durante la visita oficial al Reino Unido que realizaron Barack y Michelle Obama en abril del año 2016.

Al volante de un Land Rover, el príncipe Felipe de Edimburgo sufrió uno de sus momentos más complicados de sus últimos años, cuando tenía 97 años de edad. Y es que en 2019, mientras conducía un Freelander, sufrió un aparatoso accidente en el condado de Norfolk, cerca de la residencia de Sandringham de la reina.

Defender V8 / Foto: Land Rover

Aunque su coche acabó volcado y dañado, sorprendentemente él salió totalmente ileso y solo registró una leve conmoción al abandonar del vehículo. Desde aquel momento, según confirmaron fuentes allegadas al marido de Isabel II, dejó de conducir tras una larga trayectoria disfrutando del manejo de sus distintos automóviles.

*********

TE PUEDE INTERESAR:

Biden se reunirá hoy con líderes de la industria automotriz estadounidense, en crisis por la escasez de chips: producción detenida y despidos
Porsche rechaza la idea de fabricar un 911 eléctrico al menos hasta 2030