Las reglas de distanciamiento social han creado un boom de venta de autos usados en México

Los autos usados han tenido una mayor demanda tras la pandemia de coronavirus, esto debido al miedo que genera un posible contagio al viajar en transporte público

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

Para nadie es un secreto que la venta de autos nuevos tuvo una gran caída en esta época de pandemia, pues los concesionarios tuvieron que cerrar y posponer sus lanzamientos para acatar las medidas de protección y salubridad.

Sin embargo, los autos usados han estado teniendo un crecimiento en el nivel de ventas, y es que tener un automóvil en esta pandemia se está convirtiendo en una necesidad más que en un lujo.

De acuerdo con información de El Sol de México, un vehículo privado es ahora un medio de seguridad, que permite mantener el distanciamiento social para trasladarse a donde sea necesario, evitando el contacto con desconocidos en el transporte público, un medio potencial para posibles contagios.

Pero no sólo se ha convertido en un artículo de seguridad y distanciamiento, también se ha convertido en un instrumento indispensable para tener acceso a la industria del entretenimiento, como los autocinemas o los autoconciertos, en donde además de cubrebocas, es necesario un automóvil para disfrutar de este tipo de espectáculos.

Los protocolos para entrar a estos espacios se concentran en evitar a toda costa el contacto físico entre quienes atienden y los clientes, así como mantener el distanciamiento social entre las personas que viajan en distintos autos.

De acuerdo con un estudio realizado por el sitio cars.com, adquirir un auto usado es una tendencia que está en la mente de todo el mundo. En Estados Unidos, los usuarios dejaron de usar el transporte público y se trasladan en auto propio para evitar el contacto con mucha gente y reducir una posible exposición al virus.

Algo que realmente llama la atención es que se espera que una vez que termine el coronavirus, el uso del auto privado se mantendrá como una regla. El estudio señala que, tres de cada diez estadounidenses que trabaja desde casa, indicó que cuando vuelva a la oficina no usará el transporte público ni los viajes compartidos.

Uber resintió también este cambio de paradigma. De acuerdo con sus datos del segundo trimestre, los viajes compartidos cayeron 75% a nivel mundial. Casi nadie quiere compartir un viaje con un desconocido, más allá del conductor.

**********

TE PUEDE INTERESAR: