Paso a paso, cómo es el examen práctico de manejo en Nueva York y qué no debes fallar para pasarlo

En Nueva York, el examen de manejo está compuesto por varias maniobras que el conductor debe realizar correctamente para poder obtener el privilegio de conducir en el estado

El examen de manejo en Estados Unidos representa la prueba más importante para obtener una licencia de conducir
El examen de manejo en Estados Unidos representa la prueba más importante para obtener una licencia de conducir
Foto: Dmytrenko Vlad / Shutterstock

Como sucede en los demás estados, el examen práctico de manejo en Nueva York está compuesto por una serie de maniobras que todo solicitante de una licencia de conducir debe dominar para poder llegar a aprobarlo. En otras palabras, este examen resume el día a día de cualquier conductor en todo lo que respecta al hecho de operar un vehículo estacionado o en movimiento, es por eso que se lleva a cabo en circunstancias reales, pero en presencia de un evaluador del Departamento de Vehículos Motorizados (DMV, por sus siglas en inglés). La presencia de un representante del DMV determinará la elegibilidad del solicitante para obtener un permiso o una licencia que le brindará el privilegio de conducir en el estado legalmente.

En el estado, las personas que no aprueban el examen de manejo tienen otras oportunidades para hacerlo antes de tener que repetir el proceso desde cero.

¿Cómo es el examen de manejo en Nueva York?

Para poder aplicar al examen de manejo en Nueva York, el DMV exige que los residentes inicien un proceso de solicitud para la licencia y aprueben un examen escrito, que no es más que una prueba basada en el manual del conductor del estado, diseñada para determinar cuán profundos son los conocimientos de los solicitantes en cuanto a leyes y señales de tránsito. Cumplidos ambos requerimientos, es necesario la programación de una cita a la cual cada solicitante debe asistir con un vehículo propio entre otros recaudos. En líneas generales, el examen constará de las siguientes partes:

1. Con el vehículo estacionado, el aspirante deberá demostrar que tiene pleno conocimiento sobre los controles y sistemas del vehículo, es decir, no solo debe saber la ubicación exacta de cada uno de ellos, sino que también debe saber todo sobre su funcionamiento. Tales conocimientos son necesarios porque, en este punto, el evaluador no solo explicará la prueba, sino que también dará las indicaciones iniciales.

2. Luego de ese primer intercambio, la prueba iniciará con la puesta en marcha del motor, según indique el evaluador. En principio, el aspirante deberá tener su pie puesto en el freno para iniciar el motor de manera segura. Seguidamente deberá poner el motor en marcha, incorporándose al canal correspondiente, mientras considera tres puntos importantes: visualizar el tráfico desde los espejos retrovisores, vigilar el punto ciego observando sobre su hombro izquierdo y girando el volante en esa dirección para incorporarse al tráfico.

3. Durante el recorrido, será importante que el aspirante mantenga el límite de velocidad en todo momento. Esto implica no sobrepasarlo y tampoco ir demasiado lento para no interferir con los demás conductores. El evaluador asignado por el DMV observará el comportamiento del aspirante y su desempeño con los controles del vehículo en plena marcha. También observará sus maniobras, cada vez que gire en una intersección (ya sea a la derecha o a la izquierda) considerando todas las reglas, entre ellas advertir a otros conductores, mantenerse en el carril correspondiente y mantener cierta distancia de quienes van adelante.

El examen finalizará cuando el conductor logre estacionar el vehículo correctamente siguiendo las indicaciones dispuestas por el evaluador.

¿Qué errores pueden llevarme a reprobar el examen de manejo en Nueva York?

De acuerdo con Pierre Paul Driving Schoolcada persona que se somete al examen de manejo del DMV es evaluado a través de una hoja de puntuación en la cual están dispuestos los 31 errores posibles que un conductor puede cometer en estas circunstancias. Cada uno de estos errores posee distintos puntajes (5, 10 o 15 puntos) que al final se sumarán y determinarán la calificación final.

Para poder aprobar, es importante que el nuevo conductor no acumule más de 30 puntos. En ese sentido, la cantidad de errores que una persona puede permitirse cometer variará considerablemente según sea el puntaje de los mismos. Entre los peores errores —que todo conductor debe evitar ya que todos suponen la asignación 15 puntos en contra— se encuentran:

1. Mal control de la dirección (giros, conducción en línea recta, maniobras).
2. No cede el derecho de paso (peatón, otro).
3. Conducir demasiado despacio.
4. Velocidad excesiva para el contexto (tráfico, clima, camino).
5. Incapaz de hacer un giro de 3 puntos.
6. No se puede estacionar correctamente.

También te puede interesar:
Hasta cuántos errores puedes cometer en tu examen práctico de manejo en Nueva York y cuáles son los más graves
Qué documentos se consideran aceptables para probar tu identidad en trámites habituales ante el DMV de Nueva York
Cómo hacer cambios en la información que aparece en la licencia de conducir de Nueva York