Por cuánto se subastó del SafariKar, el auto de caza más extraño del mundo

Siendo uno de los tres únicos prototipos iniciales, este SafariKar de Mohs subastado se ha ganado el título del auto de caza más raro jamás fabricado

Foto diagonal del Mohs SafariKar con la puerta lateral abierta

Construido en 1973, el Mohs SafariKar fue pensado como el vehículo ideal para los amantes de la caza. Crédito: © Bring a Trailer | Cortesía

$90,000 fue el precio final para el SafariKar, un vehículo creado en 1973 como el prototipo de auto de caza ideal para las llanuras africanas. Su creador, Bruce Baldwin Mohs, dedicado a la fabricación de automóviles de producción limitada, solo construyó dos modelos de auto entre 1967 y 1979 a través de su companía Mohs Seaplane Corporation: el Ostentatienne Opera Sedan y el SafariKar. De este último modelo, solo construyó tres ejemplares y uno de ellos llegó a manos de quien hasta ahora era su propietario en 2009. Luego de ser adquirido, el automóvil fue sometido a una restauración que duró varios años y que le permitió ganar varios premios entre 2013 y 2014, mucho antes de ser subastado.

Este vehículo excepcional fue originalmente construido a partir de un chasis del clásico Travellal de International Harvester Company con acabados realmente ostentosos que, ya restaurados, exaltan su particular belleza. Entre los detalles más resaltantes se encuentran su motor V8 con transmisión automática de tres velocidades, puertas horizontales que se abren hacia atrás y permanecen paralelas al cuerpo del vehículo, el cual está construido con una aleación de aluminio y tugsteno. El SakfariKar es descapotable y cuenta con un recubrimiento exterior acolchado cubierto por naugahyde negro, un tipo de piel sintética o cuero artificial. Sus parachoques están hechos para soportar grandes impactos y sus reflectores disponen de una parrilla dorada que los protege. Sus ruedas, de 17,5×8 pulgadas están hechas en acero con cubierta cromada y albergan neumáticos hechos a la medida.

Foto del interior del SafariKar vendido por Bring a Trailer
Luego de ser adquirido, el automóvil fue sometido a una restauración que duró varios años y que le permitió ganar varios premios./ Foto: cortesía © Bring a Trailer

En su interior, tapizado con alfombras negras y rojas, este vehículo solo dispone de tres asientos delanteros para sus ocupantes y un asiento trasero en forma de banca que puede plegarse sobre el suelo para crear mayor espacio. El SafariKar, además, cuenta con emblemas originales fijados en el centro de su volante y de todas sus ruedas, incluido su neumático de repuesto, también con un adorno de águila de acero posado sobre la parrilla frontal. A pesar de su apariencia lujosa, el SafariKar fue construido para la persecución y el trabajo pesado propios de la caza y se estimaba que contara con otras comodidades como un televisor y aire acondicionado, pero el auto no logró avanzar de su fase como prototipo.

El vehículo fue puesto en subasta a través de la plataforma Bring A Trailer y para la semana pasada había alcanzado el precio de $45,250. La subasta fue cerrada el pasado 26 de marzo con una puja final de $90,000.

Foto lateral del SafariKar de Mohs
En su fase de prototipo, el SafariKar fue construido a partir de un chasis del clásico Travellal de International Harvester Company./ Foto: Cortesía © Bring a Trailer

También te puede interesar

¿Cómo llegaron los primeros Honda a California? Esta es la historia de Lori y Bill Manly

En esta nota

autos antiguos y clásicos

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain