Por qué los combustibles sintéticos no son la mejor opción para el medio ambiente

Según un estudio, la electricidad sigue siendo la mejor opción para transformar la industria automotriz, a pesar de la promesa ecológica relacionada con los combustibles sintéticos

Por qué los combustibles sintéticos no son la mejor opción para el medio ambiente
A pesar de que la gasolina sintética parece ser una alternativa para reducir las emisiones, un estudio reciente indica que no es la mejor opción para cambiar la industria automotriz.
Foto: David ROUMANET / Pixabay

En la carrera por la transformación de la industria automotriz, las nuevas formas de energía que sustituyen a los combustibles fósiles son el tema principal. En esta pelea, aunque menos efectivos que la electricidad, se encuentran los combustibles sintéticos, los cuales representan una opción para aquellos conductores siguen siendo fieles a los motores de combustión interna, pero han decidido emprender un estilo de vida más ecológico. Sin embargo, un reciente estudio de Transport & Environmet ha dejado muy claro que este tipo de combustibles no debería ser considerado como una alternativa realmente eficaz para lograr una industria libre de emisiones.

Una de las razones está representada por el costo de producción de estos combustibles, el cual sigue siendo muy elevado. Esto afectaría el precio de reposición de los mismos. Por otro lado, se encuentra el hecho de que los combustibles sintéticos, en comparación con la electricidad, generan emisiones de CO2 significativas que a la larga podrían resultar perjudiciales si la industria toma ese camino. Tales características comprueban que la mejor forma de lograr una industria automotriz mucho más limpia sigue siendo la electricidad, a pesar de que otro estudio reciente sostenga que muchas personas que han probado con vehículos eléctricos, terminan cambiándolos por autos de combustión interna debido a las dificultades de carga que se presentan en el hogar, donde es realmente difícil disponer de una fuente de energía adecuada.

Este estudio además revela que cargar un auto eléctrico seguiría resultando más barato que llenar un tanque con combustible sintético, una alternativa que podría resultar 43% más costosa. Otra ventaja relacionada con la electricidad radica en el hecho de que, conforme se gesta la electrificación de la industria, se espera que los vehículos con este tipo de energía terminen bajando de precio considerablemente para hacer frente a la competencia.

Hasta ahora, la mayor ventaja que tienen los combustibles sintéticos es la posibilidad de ofrecer a las personas la oportunidad de mantener su auto haciéndolo más ecológico, sin obligarlos a cambiarse a un auto eléctrico o hacer modificaciones sustanciales para que su auto opere con electricidad. En la actualidad, este tipo de combustible ha sido investigado por marcas como Porsche que, a pesar de de estar desarrollando su propio combustible sintético con la promesa de hacerlo tan limpio como la electricidad, ha manifestado que seguirá su camino hacia la electrificación de todos sus vehículos, como lo han hecho en los últimos años la mayoría de las grandes compañías.

También te puede interesar

Renault se suma a Volvo y limitará la velocidad máxima de sus autos a 180 km/h (112 mph)