Qué es mejor a la hora de vender tu auto: ¿usar un concesionario o a un comprador privado?

Muchas veces parece mejor vender un automóvil directamente a un comprador privado al estar en completo control del proceso, pero a veces un concesionario puede ayudar a hacer los trámites más fáciles

Qué es mejor a la hora de vender tu auto: ¿usar un concesionario o a un comprador privado?
En el proceso de vender tu auto, usando un concesionario o vendiéndolo directo al comprador, no dejes de prestar atención de todos los detalles de la transacción.
Foto: Shutterstock

Supongamos que tienes ya unos cuantos años con tu auto y ya hayas decidido en actualizarte para comprar uno más nuevo, mientras obtienes una ganancia sustancial vendiendo el tuyo.

Si esta es tu situación, entonces has llegado al lugar ideal porque te contaremos cuáles son las mejores alternativas para recuperar algo de la inversión que hiciste en algún momento de tu vida.

Es importante denotar, en primera instancia, que existe un fenómeno en el mundo automotriz que lleva por nombre “depreciación vehicular“. Dicha problemática ocurre cuando los precios de los vehículos disminuyen inmediatamente después que alguien lo haya usado a lo largo de los años.

Debes tener ese último fenómeno en cuenta porque dependiendo de cuánto tiempo has empleado tu auto, su estado y kilometraje, podrás vender a un precio respectivo tu auto en el mercado. Sólo dejamos esta aclaratoria para que no tengas ideas erróneas sobre los precios que se manejan en el mercado de autos usados.

Teniendo esto en mente, es que podemos comenzar a incursionar en las diferencias entre vender a una agencia o concesionario, y un comprador privado directamente. Estas son:

Vender en un concesionario

Pros

– Los agentes de un concesionario se encargan, generalmente, de la mayor parte del papeleo.

– No tienes que preocuparte por conseguir clientes en línea o por medio de conocidos, regatear, y acordar un precio final de venta.

– No tienes que encargarte de la presentación ni mantenimiento final del auto, por lo que representa una de las maneras más sencillas de obtener una ganancia del vehículo usado.

Contras

– Generalmente, los concesionarios suelen ofrecer ofertas muy bajas al vendedor para poder obtener una ganancia a la hora de vender el vehículo al comprador final.

– Puede que la oficina o agencia de venta te pida dinero para poder procesar la venta y su respectivo papeleo, sin embargo recomendamos ver con cuidado este tipo de requerimientos.

Vender directamente con el comprador privado

Pros

– Tienes mucho más control sobre el precio final de venta al tener la capacidad de regatear. Asimismo, podrás obtener una ganancia mucho mayor en este escenario.

Contras

– Tendrás que encargarte del listado en sitios web, publicidad y divulgación de tu vehículo para poder venderlo rápidamente.

– El mantenimiento y presentación del vehículo estará de tu parte, por lo que puede que tengas que gastar más dinero en limpieza externa e interna del auto antes de venderlo.

– Tendrás que procesar, junto con el cliente, todo el papeleo respectivo a a la compra-venta del automóvil. Siendo este un proceso tedioso que puede durar varios días en gestionarse.

Una recomendación que podemos darte, sin importar por qué opción te decidas al final, es que trates de mantener tu auto en el mejor estado posible (para así poder maximizar el costo final de venta).

Además, te sugerimos observar la posibilidad de ofrecer una recorrido de prueba en el auto con los clientes más potenciales. De esa manera podrán ver que tu vehículo vale la pena y, podrás de nuevo, aumentar tu precio de venta para poder tener la mayor ganancia posible en un bien cuyo valor desciende con el pasar de los años.