Qué es un freno esponjoso: cómo solucionarlo

El sistema de frenos en óptimas condiciones en un auto es indispensable para tu seguridad, por ello debes evitar que se presenten los frenos esponjosos

Pisando el freno.

El freno de motor no utiliza el sistema de frenado del auto. Crédito: Shutterstock

Presiona el pedal del freno de tu automóvil y la fricción entre las pastillas o zapatas de freno y la superficie más dura del rotor o tambor hará que tu automóvil reduzca la velocidad. Pero cuando los frenos no funcionan correctamente, es posible que no puedas desacelerar de manera tan suave, predecible o segura como esperarías. Uno de los síntomas que puedes experimentar es un pedal de freno esponjoso y puede resultar desconcertante.

Frenado de auto
Frenar adecuadamente ayuda a reducir el desgaste de las llantas.
Crédito: Shutterstock

El motivo de los frenos esponjosos no siempre es el mismo y deberás averiguar cuál es la causa precisa. Para algunos, podría ser una solución sencilla que solo requiere poco tiempo y ningún gasto financiero. Para otros, podría haber piezas que deban ser reemplazadas, y las piezas y la mano de obra juntas podrían superar los $1,000 dólares. Aprende qué significa el término “frenos esponjosos”, los signos comunes y cómo diagnosticar el problema y evitar que ocurra.

¿Qué son los frenos esponjosos?

Cuando alguien menciona frenos esponjosos, puede significar que está experimentando uno o más de varios síntomas, de los que hablaremos en breve. La razón suele ser porque hay aire en el sistema de frenos o posiblemente porque hay humedad dentro del sistema de frenos hidráulico.

Para que los frenos funcionen como esperas, el líquido de frenos debe comprimirse en las líneas al ritmo para el que está diseñado. Cuando hay aire presente, se comprime mucho más fácilmente, lo que significa que el pedal del freno tiene que recorrer más distancia antes de presionar efectivamente las pastillas contra los rotores. Y cuando hay humedad presente, puede hervir en las líneas bajo presión y las burbujas de aire resultantes causan el mismo efecto.

Frenos desgastados.
Es importante estar atento a cualquier señal que indique que los frenos de tu auto no están funcionando correctamente.
Crédito: . | Shutterstock

El aire solo ingresa al sistema de frenos cuando hay un punto de entrada que no debería estar allí, como una fuga en una manguera de freno, pinza o cilindro maestro de freno. La humedad, por otro lado, es más común, ya que el líquido de frenos es higroscópico y cualquier exposición al aire que contiene humedad hará que el líquido de frenos absorba algo.

Signos comunes de frenos esponjosos

Los frenos esponjosos pueden presentar varios síntomas que indican que puede haber aire o humedad en el sistema de frenos. Si experimenta alguno de los siguientes problemas, es una señal de que sus frenos pueden estar esponjosos:

  • Pedal de freno suave: el pedal del freno se siente suave y carece de la firmeza a la que estás acostumbrado. Es posible que tengas que pisar el pedal más de lo habitual antes de que se activen los frenos.
  • Mayor recorrido del pedal: notas que el pedal del freno va al piso antes de sentir que los frenos responden. Este recorrido prolongado puede ser una indicación de aire o humedad en las líneas de freno.
  • Mal rendimiento de frenado: los frenos esponjosos pueden provocar una disminución de la potencia de frenado. Es posible que tu vehículo tarde más en detenerse por completo o requiera más esfuerzo en el pedal del freno para lograr el efecto de frenado deseado.
  • Frenado inconsistente: si el pedal del freno se siente inconsistente, lo que significa que la presión requerida para accionar los frenos cambia de manera errática, podría deberse a que el aire en el sistema afecta la distribución de la presión hidráulica.
  • Desvanecimiento del freno: el desvanecimiento de los frenos ocurre cuando los frenos del auto pierden su efectividad después de un frenado prolongado o brusco. Los frenos esponjosos pueden contribuir al desvanecimiento de los frenos porque el aire en el sistema puede hacer que el líquido de frenos se caliente y reduzca su capacidad para transmitir presión de manera efectiva.
  • Luz de advertencia de freno: algunos vehículos tienen una luz de advertencia de frenos en el tablero que puede encenderse si hay un problema con el sistema de frenos, incluidos frenos esponjosos. Si esta luz se enciende, es fundamental que inspeccionen los frenos lo antes posible.
  • Ruido y vibración: los frenos esponjosos también pueden ir acompañados de ruidos inusuales, como chirridos o chirridos, al aplicar los frenos, o vibraciones en el pedal del freno.
Líquido de frenos.
El líquido de frenos debe ser color claro casi transparente.
Crédito: Shutterstock

Diagnóstico de frenos esponjosos

El diagnóstico de un pedal de freno esponjoso implica un proceso sistemático para identificar el problema subyacente que causa el problema. Aquí hay una guía para ayudarte a diagnosticar un pedal de freno esponjoso:

  • Inspección visual: comienza inspeccionando visualmente el sistema de frenos. Busca signos de fugas de líquido de frenos alrededor de las líneas de freno, pinzas, cilindros de rueda y el cilindro maestro. Verifica si hay manchas húmedas, óxido o humedad, lo que podría indicar una fuga, y verifica también el nivel del líquido de frenos.
  • Inspecciona las líneas y mangueras de freno: inspecciona las líneas y mangueras de freno en busca de daños visibles, como torceduras, dobleces o grietas. Las líneas dañadas pueden provocar fugas de líquido o la entrada de aire al sistema.
  • Comprobar el estado del líquido de frenos: si parece oscuro, descolorido o contaminado, es posible que sea necesario reemplazarlo. El líquido de frenos nuevo debe ser transparente o de color ligeramente ámbar.
  • Purgar los frenos: purga adecuadamente el sistema de frenos para eliminar el aire. Esto implica el uso de un kit de purga de frenos para purgar el aire de las líneas de freno. Sigue el procedimiento de purga recomendado por el fabricante para tu vehículo específico.
  • Revisar los componentes del freno: verifica el estado de las pastillas de freno, los rotores, las pinzas y los cilindros de las ruedas, así como el cilindro maestro. Los componentes desgastados o dañados pueden afectar el rendimiento de los frenos o dejar entrar aire al sistema.
  • Cambiar el liquido de frenos: si el líquido de frenos parece contaminado o ha absorbido humedad, es recomendable realizar un lavado de líquido de frenos para reemplazar el líquido viejo con líquido nuevo.
  • Prueba la presión de los frenos: una prueba de presión del sistema de frenos puede ayudar a identificar puntos débiles o exponer fugas.
Líquido de frenos DOT3.
El líquido de frenos debe ser el que el fabricante indica en el manual del propietario.
Crédito: Shutterstock

Mantenimiento preventivo para evitar frenos esponjosos

Como muchos otros sistemas, prevenir un pedal esponjoso se reduce en muchos casos al mantenimiento de rutina. El líquido de frenos contaminado es una de las principales causas, y la humedad o el tipo incorrecto de líquido pueden dañar el interior de los componentes de los frenos. Utiliza siempre el líquido de frenos correcto para tu vehículo. Y cuando detectes humedad en el sistema, ya sea al probar el contenido de humedad o al ver un cambio visual en el color o la consistencia, cambia o enjuaga el líquido de frenos de todo el sistema. Podrías ahorrarte cientos en reparaciones, o incluso más.

************
Te puede interesar:
Qué sucede cuando conduces con las ruedas sin alinear
Cómo reparar las fugas de aceite del motor en casa
Cómo cambiar el radiador de un carro
Señales de bujías en mal estado: cómo detectar problemas
Qué es la junta de la culata y qué pasa cuando falla

En esta nota

frenos del auto mecánica del auto

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain