$45,000 fue una de las ofertas iniciales por el Kaiser Darrin de 1954, el primer auto con carrocería de fibra de vidrio en California

Con acabados excepcionales que reviven su glorioso diseño de antaño, este Kaiser Darrin fue subastado el día de ayer luego de una interesante puja con increíbles resultados

El Kaiser Darrin de 1954 fue el primer vehículo de producción estadounidense con carrocería de fibra de vidrio.
El Kaiser Darrin de 1954 fue el primer vehículo de producción estadounidense con carrocería de fibra de vidrio.
Foto: Nikita Anokhin / Shutterstock

El día de ayer cerró la subasta premium de un Kaiser Darrin -el número #91 de la producción total de 435- a través de la plataforma Bring a Trailer. Este auto biplaza tan singular, debe su nombre a sus creadores: Kaiser Motors y el diseñador de autos Howard “Dutch” Darrin, quienes ya contaban con los seis primeros prototipos para 1954. Se convirtió en uno de los mayores logros de esta breve sociedad cuyo principal fin era competir con los fabricantes y distribuidores de roadsters europeos, los cuales ya tenían un largo camino recorrido en el mercado estadounidense de la posguerra.

El Kaiser Darrin fue el primer automóvil producido en Estados Unidos, específicamente en California, que contó con una carrocería de fibra de vidrio. Sus puertas corredizas, una de sus principales características, se retraían bajo el cuerpo del vehículo, quedando ocultas en un compartimiento propio ubicado detrás de las ruedas delanteras. Este ejemplar subastado fue adquirido en 2016 por su más reciente propietario, quien se dedicó a llevar a cabo su restauración por cierto tiempo hasta culminarla el año pasado. Cuenta con un motor 161ci Hurricane de transmisión manual con tres velocidades, alas de viento hechas en plexiglás, parte superior blanda y retraible y un maletero que puede usarse independientemente de que el techo se encuentre plegado.

Su interior destaca por un único espejo retrovisor ubicado en el centro del tablero, asientos en cuero sintético color verde menta a juego con la carrocería, encendedor y cenicero, dos rasgos característicos de la época, y un calentador ubicado debajo de un lujoso tablero acolchado que muestra el velocímetro de 120 mph, el contador de revoluciones y los medidores de temperatura, agua, batería y combustible. En cuanto al exterior, lo más resaltante además de sus puertas, son sus ruedas fabricadas también a juego con los demás elementos, las cuales poseen neumáticos de paredes blancas anchas BFGoodrich Silvertown 5.90-15.

Desde su creación, el Kaiser Darrin no fue un auto que se caracterizara por su velocidad, sino por su diseño, el cual es excepcional. A pesar de la competencia, fue un auto costoso para su época, con un precio de $3,000 dólares, aproximadamente. No obstante, representa una leyenda dentro de la industria automotriz estadounidense y una parte importante de su gloriosa historia, de allí que para mediados de la semana la oferta de la subasta en Bring a Trailer rondaba los $45,000, cerrando el día de ayer con la venta de este ejemplar por $103,000.

También te puede interesar

Por cuánto se subastó del SafariKar, el auto de caza más extraño del mundo

¿Un Volvo de 1990 por $20 millones de dólares? Es que su placa personalizada dice “New York”

¿Cómo llegaron los primeros Honda a California? Esta es la historia de Lori y Bill Manly