5 razones de por qué el auto enciende e inmediatamente se apaga

Un vehículo puede detenerse inmediatamente después de haber encendido, por varias razones. Comprender la causa raíz de tal problema es la prioridad número uno al intentar que tu vehículo vuelva a la carretera de la manera más oportuna posible

Auto descompuesto.

Esta falla puede hacer que tu auto este en el taller varios días. Crédito: Shutterstock

Después del uso que le damos al auto durante algún tiempo, es inevitable que algunos sistemas del auto comiencen a fallar y a no hacer su funcionamiento correctamente. Esto se vuelve más común si no realizas los servicios de mantenimiento a tu vehículo con regularidad. 

De todos los diversos problemas, pocos son tan desconcertantes como el de un vehículo que arranca sin problemas, solo para morir o apagarse inmediatamente después.

Esta falla puede ser preocupante y bastante molesta. Además hay varias causas potenciales las cuales pueden estar provocando estas fallas y lo mejor es que tu mecánico se encargue de revisar y reparar para que tu auto vuelva a funcionar correctamente.

Sin embargo, es buena idea que sepas cual puede ser el problema. Por eso, aquí te decimos cinco razones de por qué el auto enciende e inmediatamente se apaga.

1.- Problemas del sistema antirrobo

Muchos de los vehículos actuales ahora vienen de serie con sistemas antirrobo, que desactivan uno o más de los sistemas vitales de un motor para disuadir a los posibles ladrones. Sin embargo, un problema con este sistema, como un chip de llave o una falla en el transpondedor, puede hacer que un vehículo se deshabilite de la misma manera.

Los problemas con el sistema antirrobo de un vehículo a menudo se manifiestan como un estancamiento en los momentos posteriores al arranque. Esto ocurre cuando el sistema antirrobo de un vehículo inhibe el suministro de energía a la bomba de combustible.

Como resultado, un vehículo típicamente tartamudea y muere en cuestión de minutos. En muchos casos, se muestra un ícono de llave en el grupo de instrumentos de un vehículo cuando ocurre un problema antirrobo.

2.- Fuga en el sistema de vacío

Una fuga dentro del tracto de admisión de un vehículo, conocida como fuga de vacío, puede permitir que entre aire no medido en el motor. Esto, a su vez, crea una condición pobre, en la que se dosifica combustible insuficiente para compensar el aumento en el volumen de aire de admisión. En casos severos, una fuga de vacío de este tipo puede provocar un estancamiento.

3.- Problemas con el sensor de flujo de aire masivo

El sensor de flujo de aire masivo (MAF) de un vehículo detecta la velocidad a la que el aire ingresa a la entrada de un motor.

Los sensores de flujo de aire masivo fallan ocasionalmente, lo que proporciona al ECM de un vehículo datos incorrectos o irracionales. Un sensor de flujo de aire masivo también puede ensuciarse y causar el mismo problema.

Cuando ocurre cualquiera de estos dos escenarios, la relación aire/combustible de un motor está sesgada, lo que a menudo provoca que el motor se ahogue.

4.- Válvula de control de aire inactivo defectuosa

En ralentí, la válvula de control de aire de ralentí de un motor tiene la tarea de regular el flujo de aire de admisión, ya que la placa del acelerador del motor permanece cerrada. Sin embargo, un problema con esta válvula puede causar una serie de problemas, incluidos temblores y fallas al ralentí. En casos severos, una válvula de control de aire de ralentí fallida puede incluso causar que el motor se pare, todos juntos.

5.- Válvula EGR inoperable

Hoy en día, todos los vehículos están diseñados para cumplir con las políticas de emisiones establecidas por el gobierno federal. Esto se logra mediante el uso de equipos especiales, diseñados para reducir las descargas de escape nocivas.

Uno de esos equipos es la válvula EGR, que recircula el subproducto de la combustión a través del colector de admisión de un motor. Estos humos se introducen nuevamente en los cilindros de un motor para la combustión.

Desafortunadamente, las válvulas EGR son propensas a fallar, lo que sesga la forma en que se reintroducen estos gases de escape. En lugar de permitir que los gases de escape recirculen solo cuando el motor está caliente, una válvula EGR defectuosa a menudo lo hará cuando el motor esté frío.

Una válvula EGR también puede atascarse debido a las incrustaciones de carbón, causando el mismo problema. Cuando esto ocurre, el motor se cala a menudo como resultado.

***

Te puede interesar:

Cómo saber si el odómetro de un auto ha sido alterado
Qué es el booster de los frenos y cómo saber cuándo no está trabajando correctamente

En esta nota

mecánica del auto

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain