Cómo evitar que el óxido ataque y dañe tu vehículo

El óxido que afecta a los autos puede propagarse rápidamente y dañar las piezas que están contaminadas. Afortunadamente, puedes prevenirlo. Aquí te dejamos algunos consejos útiles para hacerlo.

Cómo evitar que el óxido ataque tu vehículo

Crédito: Shutterstock

El óxido es uno de los enemigos más comunes de los autos. Puede ser especialmente problemático en áreas donde la sal se utiliza en las carreteras durante el invierno o en las zonas cercanas al mar, ya que este elemento, altamente dañino para el auto, se encuentra presente todo el tiempo en la humedad ambiente.

El problema más serio es que después de la oxidación viene la corrosión, otro proceso químico que erosiona y carcome las superficies. Todo este ciclo puede ser más rápido en los carros modernos, porque las láminas de acero de la carrocería son cada vez más delgadas. Recuerda que la corrosión en un auto puede causar desde pérdida de pintura hasta deterioro del piso y otras partes del chasis.

Si el óxido de un automóvil no es atendido, este puede continuar deteriorando el metal y generar un daño severo.
Crédito: Shutterstock

Aproximadamente el 60% de los autos cuentan con acero en sus partes. Principalmente, esto se refiere al chasis: la estructura metálica sobre la que se montan el resto de los componentes de un auto. A pesar de que muchas de estas piezas están elaboradas con aleaciones de acero inoxidable, este no es completamente inmune a la oxidación y a la corrosión. El azufre y el fósforo, contenidos en los gases contaminantes, pueden dañar la parte superficial del chasis, haciéndolo vulnerable a la corrosión.

Cómo evitar que el óxido ataque tu vehículo

Lo primero que debes hacer es realizar una inspección minuciosa de tu vehículo para asegurarte de que no haya óxido presente. Si encuentra áreas que están corroídas, debe repararlas lo antes posible para evitar que se propague el óxido y evitar daños mayores.

Para verificar adecuadamente si hay oxidación deberás quitar cada rueda a la vez. Luego de retiradas deberás limpiar las áreas rigurosamente e inspeccionar cuidadosamente cada rincón y grieta. Usa una linterna o tu smartphone para conseguir una mejor visibilidad.

El óxido también puede acumularse en cualquier sección donde se unen dos partes de la carrocería, como el baúl, el capó, los guardabarros y los marcos de las puertas, así que asegúrate de revisarlos también.

Es importante quitar el exceso de suciedad del guardabarros para evitar generar óxido.
Crédito: Shutterstock

El área más difícil que debes revisar es la parte inferior del vehículo. Esta sección recibe la mayor cantidad de agentes corrosivos, siendo expuesta constantemente al agua, la sal, la humedad, etc. Para inspeccionarlo correctamente, la mejor opción es visitar un taller de pintura y que empleados experimentados echen un vistazo.

Una vez revisado y, en el peor de los casos, reparados los daños de oxidación, ya puedes comenzar a realizar las tareas preventivas para evitar que el óxido afecte tu auto. Veámoslas a continuación:

Lava tu auto regularmente

El lavado regular de tu auto es una de las mejores formas de prevenir la acumulación de suciedad y otros contaminantes que pueden llevar a la oxidación. Las áreas más comunes que se contaminan son los huecos de las ruedas. Las ruedas están constantemente esparciendo agua, nieve, sal o suciedad sobre estas partes, y si no lava su automóvil con frecuencia y a fondo, se forman depósitos en el metal y se oxida debajo.

Usa productos de limpieza específicos para autos

Cuando laves tu auto, utiliza productos de limpieza específicos para autos, ya que estos son menos propensos a dañar la pintura y otros acabados del auto.

Aplica cera regularmente

 La cera es una capa protectora que puede ayudar a prevenir la oxidación y otros daños a la pintura de tu auto. Este polímero líquido se puede aplicar a la pintura del vehículo y no se dañará incluso en condiciones severas.

A diferencia de la cera, que debe volver a aplicarse cada dos meses, el revestimiento cerámico dura mucho más. Aplícala regularmente, especialmente en las áreas más propensas a la acumulación de suciedad y sal.

cómo evitar la corrosión del auto
Los beneficios de encerar el auto no es solo para que quede brilloso.
Crédito: Shutterstock

Inspecciona regularmente tu auto

Realiza inspecciones periódicas en busca de signos de óxido y otros daños. Si detectas óxido temprano, es más fácil de tratar y prevenir que se propague.

Mantén las áreas de drenaje limpias

Las áreas de drenaje en el chasis y debajo del auto pueden acumular agua y suciedad, lo que puede llevar a la oxidación. Limpia estas áreas regularmente para evitar la acumulación de suciedad y agua.

Guarda tu auto en un lugar seco

Si es posible, aparca tu auto en un lugar seco y protegido del clima, especialmente por las noches. Esto ayudará a prevenir la acumulación de humedad y otros factores que pueden llevar a la oxidación.

Siguiendo estos consejos, podrás ayudar a prevenir la oxidación y otros daños a tu auto, lo que prolongará su vida útil y mantendrá su aspecto estético.

También puede interesarte:

Cómo puedes proteger tu auto de que se oxide durante el invierno

Cómo regular la altura de los faros del coche

7 claves para conseguir el mantenimiento perfecto de tu auto

Cómo limpiar el circuito de refrigeración del coche

Qué son los aros de aleación y cuáles son las ventajas de usarlos

En esta nota

carrocería del auto

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain