Diversas organizaciones exigen que se estandarice el nombre de los sistemas de ayuda al conductor para evitar confusiones

Los fabricantes de automóviles tienden a usar nombres exclusivos sofisticados para las nuevas características de ayuda al conductor que pueden confundir a los compradores. Algunas organizaciones han presentado un documento que solicita la estandarización del nombre de algunos sistemas que ofrecen las marcas de autos

Interior de Tesla

Tesla continúa desarrollando nuevas tecnologías para sus vehículos.  Crédito: Shutterstock

Una coalición de defensores de la seguridad del conductor ha pedido que se estandaricen los nombres de las tecnologías de asistencia al conductor. Los sistemas avanzados de asistencia al conductor (ADAS) se han convertido en algo habitual en la industria del automóvil. Sin embargo, el grupo sostiene que los consumidores se ven confundidos por las diferencias de nombres y terminología entre los fabricantes. Las organizaciones implicadas son AAA, J.D. Power, el Consejo Nacional de Seguridad, PAVE, SAE International y el propio Consumer Reports.

La misma tecnología, pero con nombre distinto

Los fabricantes de automóviles suelen utilizar sus propios nombres para las nuevas características como táctica de marketing. Por ejemplo, Mazda denomina a su sistema de frenado automático de emergencia “Smart City Brake Assist”, mientras que Mercedes llama al suyo “Active Brake Assist”. Es una situación desconcertante para los consumidores que intentan entender las nuevas características de los coches modernos.

Interior del Cadillac Escalade con tecnología Super Cruise.
Interior del Cadillac Escalade con tecnología Super Cruise. Crédito: Javier Mota | Cortesía

La propuesta de un nuevo sistema común

Para resolver el problema, el grupo ha propuesto un sencillo sistema de denominación común para los sistemas de asistencia al conductor. Su objetivo es definir claramente las funciones disponibles con un determinado sistema. Además, subraya que estos sistemas están ahí para ayudar, no para asumir por completo la tarea de conducir.

El documento, de una sola página, describe los nombres de las funciones que se han convertido en habituales en la última década. Los nombres son claros, directos y sin exceso de marketing.

Es fácil entender la diferencia entre “Aviso de colisión frontal” y “Frenado automático de emergencia”. Uno hace sonar una alarma, mientras que el otro activa automáticamente los frenos en caso de emergencia. Es mucho más fácil que tratar de entender lo que Toyota quiere decir con “Sistema de Seguridad Precolisión”, o lo que se obtiene con Subaru “EyeSight”.

Imagen interior de un vehículo Tesla sin pasajeros
La polémica sobre el piloto automático de Tesla ha crecido luego que se sucitarán diversos accidentes que incluso han generado la muerte de algunos conductores. / Foto: Unsplash. Crédito: Bram Van Oost | Unsplash

La nomenclatura no es específica para todos los sistemas de ayuda al conductor

Hay algunas áreas en las que el sistema de nomenclatura no es perfecto. Por ejemplo, algunos sistemas de control de crucero adaptativo pueden detenerse por completo, mientras que otros no. Sin embargo, cuando es necesario, se señalan estas lagunas.

Los sistemas de piloto automático

Quizás los más controvertidos sean los sistemas de asistencia a la conducción como el Super Cruise de GM y el audazmente llamado Autopilot de Tesla. El documento los denomina sistemas de “asistencia activa a la conducción”. La definición los define como “el uso simultáneo de las funciones de Asistencia de Centrado de Carril y Control de Crucero Adaptativo”, lo que puede ser una simplificación excesiva. Sin embargo, es importante señalar que la supervisión constante es necesaria, destacando que los conductores siguen siendo responsables de controlar el vehículo.

Ultra Cruise de General Motors
Ultra Cruise permitirá la conducción con manos libres puerta a puerta en todas las carreteras públicas pavimentadas de Estados Unidos y Canadá. / Foto: Cortesía General Motors.  Crédito: General Motors | Cortesía

Unificar los nombres de dichas tecnologías ayudaría a realizar una mejor compra de auto

Disponer de un conjunto claro de definiciones para las ayudas al conductor debería ayudar a los consumidores a entender mejor lo que están comprando. Ante la insistencia de los fabricantes de automóviles en utilizar todo tipo de nombres raros y extravagantes para su tecnología, un poco de claridad sólo puede ser algo bueno. Si la coalición se sale con la suya, estos nombres serán adoptados por los fabricantes de automóviles y los organismos reguladores en el futuro.

**********
Te puede interesar:
Cómo una ola de calor se puede volver mortal si estás a bordo de tu auto
Aumentan las muertes en las carreteras de EE.UU. y los autos pesados podrían ser la causa

En esta nota

industria automotriz

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain