Qué sucede si me condenan por conducir bajo los efectos de drogas o alcohol (DUI o DWI) en Nueva York

De todos los delitos que se pueden cometer frente al volante, conducir bajo los efectos de drogas o alcohol resulta ser uno de los más graves, no solo en Nueva York sino también en otros lugares de Estados Unidos

Foto de un conductor ebrio frente al volante

En todo Estados Unidos, conducir bajo los efectos de drogas o alcohol (DUI o DWI) es ilegal. Crédito: Paul Biryukov | Shutterstock

De acuerdo con el Departamento de Vehículos Motorizados de Nueva York (DMV, por sus siglas en inglés) conducir bajo los efectos de drogas o alcohol (también conocido por las siglas de DUI y DWI) es uno de los delitos más graves que se pueden cometer frente al volante y, por ende, exige una sanción mayor: en la mayoría de los casos, la suspensión o la revocación de una licencia.

Aunque sean similares, la suspensión y la revocación de una licencia son sanciones que difieren entre sí en cuanto a severidad. La primera es propia de casos menores y supone la suspensión de los privilegios por un tiempo determinado. La segunda está relacionada con la cancelación definitiva del documento y un tiempo de suspensión mayor debido a violaciones de tránsito mayores.

¿Qué debo hacer si recibo una condena por conducir bajo los efectos de drogas o alcohol en Nueva York?

Lo más recomendable cuando se recibe una condena por conducir bajo los efectos de drogas o alcohol es cumplirla tal como lo indiquen las autoridades. Si dicha condena implica la suspensión de la licencia, el conductor debe entregar el documento al Departamento de Vehículos Motorizados (DMV) y cumplir con el tiempo de suspensión que este indique para tener la opción de recuperar los privilegios más adelante, mediante un trámite de restitución o recuperación de los mismos.

En cambio, si se trata de una revocación, el tiempo de suspensión será mucho mayor y el documento será invalidado o cancelado. En ese sentido, luego de cumplir el tiempo de suspensión, el conductor tendrá la oportunidad de solicitar la restitución de los privilegios. Si el DMV lo aprueba, se le permitirá iniciar el trámite de solicitud de la licencia de conducir desde cero, tal como si se tratase de un nuevo conductor. De igual forma, tanto la suspensión como la revocación son delitos que afectan el historial del conductor por mucho tiempo, disminuyendo su posibilidad de encontrar empleo o tarifas de seguro de auto menores.

En el estado de Nueva York, las personas que reciben suspensiones o revocaciones por este delito pueden optar por participar en programas para conductores en estado de ebriedad dentro o fuera del estado. Estos programas pueden ampliar sus posibilidades de obtener una licencia de conducir condicional que les permite conducir bajo ciertas restricciones horarias o geográficas durante el tiempo de suspensión.

Si un conductor no recibe una licencia condicional y ya ha recibido una sentencia por conducir bajo la influencia de drogas o alcohol, no puede operar ningún tipo de vehículo en el estado. La violación de la suspensión o revocación de una licencia de conducir se considera un delito mucho más grave que puede derivar en la imposición de multas adicionales o tiempo en prisión.

También te puede interesar:
Qué no pueden hacer los conductores que tengan licencias de conducir comerciales CDL en Nueva York
Qué sucede si no pago una multa de tránsito en Nueva York
Hasta cuántos errores puedes cometer en tu examen práctico de manejo en Nueva York y cuáles son los más graves

En esta nota

multas y sanciones de tránsito

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain