Un cancerígeno presente en el relleno de los asientos de los autos no se elimina con la limpieza

Un estudio publicado en la revista Environmental Research destacó que el TDCIPP, un agente cancerígeno que es ampliamente utilizado en la espuma de los asientos de los autos, no se elimina con la limpieza

El TDCIPP es utilizado en la espuma de los asientos de los autos.
El TDCIPP es utilizado en la espuma de los asientos de los autos.
Foto: Pixabay

Una investigación sobre un agente cancerígeno, que está presente en el relleno de los asientos de los autos, arrojó que el polvo que desprende no se elimina con la limpieza, publica la revista especializada Environmental Research.

Se trata del TDCIPP, o trifosfato clorado, un retardante de fuego que es utilizado en la espuma que llevan los asientos de los automóviles, el cual no puede ser eliminado a pesar de una limpieza constante a las unidades.

Así los destacaron un grupo de investigadores, liderados por  que fue estudiado por un grupo de investigadores, liderados por David Volz, el especialista de University Of California, Riverside (UCR).

Exposición al TDCIPP en los autos

Los resultados fueron publicados en la revista Environmental Research, que demuestran entre más tiempo pasen las personas en sus automóviles, están más expuestas al agente cancerígeno.

El TDCIPP se encuentra en la lista de la Propuesta 65, de California, que se trata de la Ley del Agua Potable Sana y de Control de las Sustancias Químicas Tóxicas, vigente desde  1986, que cuenta con una lista de agentes químicos cancerígenos o que causan daños reproductivos.

 Y es que el especialista en toxicología ambiental, David Volz descubrió que este agente cancerígeno provoca que los embriones de pez cebra se desarrollen de manera normal. 

Además, existen otros estudios sobre el TDCIPP, que destacan que esta sustancia química está relacionada con problemas de fertilidad en las mujeres.  

Existen investigaciones que insinúan que realizar una limpieza para eliminar el polvo podría reducir la exposición de las personas al TDCIPP.

Sin embargo, los resultados de la investigación en la que participó el especialista David Volz arrojan todo lo contrario.

Ya que se dieron cuenta que la limpieza no elimina el agente cancerígeno.

Participantes con pulseras de silicona

Y es que los investigadores realizaron sus pruebas con 50 participantes, que se dividieron en cuatro grupos, a los que se les dieron indicaciones diferentes sobre la limpieza al interior del auto.

A cada participante se le proporcionó una pulsera de silicona para que la usaran durante las dos semanas de prueba.
De acuerdo al estudio, la estructura molecular de la silicona es excelente para capturar agentes contaminantes y en este caso se usó para el TDCIPP.

La práctica se realizó durante dos semanas, donde a un primer grupo se le pidió no limpiar sus autos durante el período de la investigación. 

 A un segundo grupo se le solicitó que realizara la limpieza de sus autos durante las dos semanas del estudio.

Y a los otros dos grupos se les indicó que realizaran la limpieza de sus vehículos solo una semana.

Aunque se pensaba que iban a tener diferentes resultados, ante los distintos requerimientos que se les hizo a los grupos, la verdad fue contundente.

Sin gran diferencia en los resultados

“Al analizar esto, nuestra hipótesis era que el grupo que no se limpia tendría la concentración más alta, el grupo de limpieza de dos semanas sería más bajo y los grupos de limpieza parcial estarían en algún punto intermedio”, precisó Volz.

“Pero lo que encontramos fue que básicamente no había diferencia entre ninguno de los grupos”, manifestó el investigador.

Antes del estudio, los especialistas asumieron que la principal exposición de las personas al viajar en los autos es mediante el polvo contaminado

La exposición al TDCIPP

Volz planteó la posibilidad de que el trifosfato clorado no proceda del polvo que se puede limpiar y podría desplazarse de forma directa desde los asientos de los autos a las pulseras de silicona, ya sea en gas o aerosol.

“Este resultado sugiere que el polvo puede no ser la ruta principal de exposición. El polvo es definitivamente algo a lo que se adhieren compuestos como TDCIPP, sin embargo, no podemos descartar que las personas solo estén inhalando compuestos en el aire”, indicó Volz, de acuerdo con lo publicado con el sitio Science Daily.

Otro de los escenarios, es que el TDCIPP entre por las rejillas de ventilación del exterior, aunque esto es poco probable.

Insta especialista a usar máscaras N95

Sin embargo, mientras se realizan más investigaciones para obtener mejores resultados, Volz recomienda usar máscaras N95 mientras se va al interior de los autos. 

“Aparte de un cambio de política importante que reemplace TDCIPP con algo más, puede que no esté de más usar una máscara en su automóvil. Al igual que usar una máscara mitiga la transmisión de COVID-19, también se mitigarían los retardantes de llama en fase de aerosol. Las N95 probablemente sean los mejores para este propósito“, precisó Volz.

También puedes leer:

4 características que todo auto debiera tener en 2022

Sony busca socios para construir autos eléctricos

General Motors alista seguro que se basará en el comportamiento del conductor