Cómo ayuda el control de tracción cuando manejas sobre nieve

Si conduces sobre carreteras limpias y bien mantenidas, está perfectamente bien tener el control de tracción desactivado. Además, tener el control de tracción apagado puede incrementar el ahorro de combustible y también puede reducir ligeramente el desgaste de los neumáticos

El control de tracción es un sistema de seguridad automovilística que algunos vehículo traen.
El control de tracción es un sistema de seguridad automovilística que algunos vehículo traen.
Foto: Shutterstock

El invierno ya está aquí y las condiciones como nieve, lluvia o el hielo negro afectarán drásticamente la forma en que se condusir e incluso comprometen tu seguridad. Durante esta temporada, las carreteras cambian y la tracción de los neumáticos se reduce notablemente. [Suscríbete aquí a nuestro canal de YouTube].

Sin embargo, también existen cosas que nos pueden ayudar a tener una mejor tracción, por ejemplo, cambiar los neumáticos regulares por llantas para invierno o el sistema de control de tracción (TCS), la cual es una de las características que resultan útiles durante el invierno.

¿Debo activar el control de tracción en la nieve?

El TCS no es muy bueno cuando se conduce sobre nieve, es decir, si te quedas atascado en la nieve, el uso del control de tracción podría hacer más daño que bien. Si se deja encendido, el control de tracción reduciría la velocidad de giro de las llantas de su auto y hará más difícil sacar el auto del atascamiento.

Sin embargo, el control de tracción funciona mejor sobre hielo. El hielo que se forma en las carreteras varía desde el hielo texturizado y rugoso hasta una fina capa de hielo glaseado que cubre la superficie.

Lo hace mediante el uso de sensores para detectar el deslizamiento de las ruedas o el patinaje de las ruedas motrices y, si se detectan, los frenos se aplican automáticamente y, en algunas versiones del control de tracción, la potencia de las ruedas afectadas también se reduce hasta que la rotación de las ruedas es similar al de las ruedas no motrices.

En una superficie de baja fricción, como una carretera mojada o con hielo, el control de tracción casi siempre beneficiará al conductor.

¿Cuándo debo apagar el control de tracción durante el invierno?

Lo mejor es mantener siempre activado el TCS, hasta el punto que obstaculice el avance. Por ejemplo, es posible que resulte muy difícil subir una pendiente cubierta de hielo con el control de tracción activado. Con casi ninguna tracción en oferta, el sistema de control de tracción aplicará constantemente los frenos y reducirá la potencia de las ruedas motrices, pero aún así se producirá el deslizamiento de las ruedas.

En este tipo de casos, apagar el control de tracción puede ayudar a ganar mayor tracción y subir la pendiente.

***

Te puede interesar:

Consejos para manejar de forma más segura cuando hay mucha niebla en el camino

5 tips para ahorrar gasolina en tu auto durante el invierno