Cómo funciona el sensor de temperatura de tu auto

El sensor de temperatura monitorea constantemente las fluctuaciones en la resistencia del refrigerante, lo que le permite alertarte a través de los medidores del tablero cuando existe un posible problema de sobrecalentamiento

Sensor de temperatura

El sensor de temperatura detecta cuando el motor se esta sobrecalentando. Crédito: Shutterstock

La tecnología en los autos ha evolucionado bastante rápido y los vehículos modernos son bastante inteligentes. La mayoría de los automóviles nuevos están equipados con muchos sensores, cámaras y medidores que nos ayudan a saber cuando haya un posible problema.

Entre todos los sensores se encuentra el de temperatura, uno de los más importantes, el cual lo puedes ver abreviado como CTS.

¿Qué es el sensor de temperatura?

El sensor de temperatura automotriz es un componente que permite medir la temperatura a través de una señal eléctrica determinada. Esta última puede ser enviada de manera directa o a través del cambio de la resistencia. En algunas ocasiones, los expertos se refieren a estos elementos como sensores de calor, termosensores o detectores de calor.

¿Cómo funciona un sensor de temperatura en el auto?

El sensor de temperatura es lo que los mecánicos podrían llamar un termistor. Si la temperatura del motor cambia, la salida de diferencia de potencial del CTS también cambia y es medida por la unidad de control del motor. 

A medida que aumenta la temperatura, la resistencia del refrigerante del vehículo disminuye, lo que aumenta la diferencia de potencial de salida.

Es bastante simple: el sensor de temperatura detecta cuándo su motor se está sobrecalentando o si la temperatura dentro del sistema comienza a aumentar por algún motivo. Proporciona una alerta urgente de que las cosas se están calentando demasiado debajo del capó, lo que lleva al conductor a tomar medidas rápidas.

Síntomas de un sensor de temperatura en mal estado

Como con cualquier parte del vehículo, el sensor de temperatura también puede llegar a fallar con el tiempo. 

Algunos de los síntomas de esto incluyen:

– El vehículo comienza a usar más gasolina de lo normal.
– Humo negro saliendo del tubo de escape.
– Dificultad para arrancar el motor, incluso después de dejar que se enfríe a una temperatura normal de funcionamiento.
– El vehículo se sobrecalienta con frecuencia.
– Fugas de refrigerante en el suelo donde acabas de estacionar el auto.

***

Te puede interesar:

Qué es el capacitor de arranque en el auto
Para qué sirven los resortes de la suspensión en los autos

En esta nota

Curiosidades sobre autos

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain