Después del polémico accidente en Texas, ahora un Tesla Model X se acelera repentinamente y choca contra un restaurante

Una nueva demanda para Tesla se ha dado a conocer. Un conductor argumenta que su Tesla Model X no respondió al frenado del conductor y se aceleró repentinamente a toda velocidad, ocasionando que se estrellara con un restaurante en Estados Unidos

El Tesla Model X cuenta con puertas tipo ala de gaviota o halcón.
El Tesla Model X cuenta con puertas tipo ala de gaviota o halcón.
Foto: Tesla / Cortesía

Con las constantes hazañas de Elon Musk y su tecnología innovadora, no es de extrañar que Tesla esté constantemente en los titulares. Uno de los mayores reclamos de la fama de Tesla es su capacidad de conducción autónoma y piloto automático, que ofrece a los propietarios la oportunidad de llegar a sus destinos de una manera innegablemente futurista.

Aunque Tesla ha tomado medidas encomiables para garantizar que su tecnología sea segura, no es demasiado difícil encontrar historias de terror. La conducción autónoma ha ido demasiado lejos, y algunas personas han experimentado el hábito de la aceleración aleatoria del Tesla Model X.

El Model X eléctrico fue el primer SUV de Tesla

El año 2015 vio el debut público del Model X, el intento de Tesla de un SUV crossover. Después del increíble éxito del Roadster y el Model S, la última oferta de la icónica marca fue muy esperada y no decepcionó. Con puertas de ala de halcón y filtros de aire listos para defenderse de las armas biológicas, el vehículo parecía salido directamente de un set de filmación.

Como era de esperar, el automóvil “fuera de este mundo” estaba fuera del presupuesto de muchos consumidores con un precio de $132,000 dólares. Aún así, el Model X tiene muchas características atractivas que ayudan a justificar el precio, como un tren motriz completamente eléctrico, asientos para siete y una pantalla central extra grande.

Aunque Musk promocionó las altas calificaciones de seguridad del automóvil en su lanzamiento, no pasó mucho tiempo antes de que comenzaran a surgir historias de mal funcionamiento. Por ejemplo, esa “pantalla central extragrande” provocó la retirada de más de 100,000 vehículos después de que un mal funcionamiento inutilizara la cámara de marcha atrás y la tecnología de asistencia al conductor.

Un nuevo usuario se ha quejado de la aceleración repentina de su Model X

Aunque se dijo que los problemas de la pantalla táctil aumentaban el riesgo de fallas, ciertamente no es la peor acusación a la que se ha enfrentado la marca. En 2020, se retiraron del mercado cerca de 1,000 vehículos Tesla Model X después de informes de techos volando. Este año, los propietarios alegan un problema aún mayor.

Tras el reciente escándalo por el que atravesó la marca al ver involucrado un Model S en un fatal accidente que dejó dos personas fallecidas en Texas y que supuestamente se debió al piloto automático, ahora el caso de otro conductor en particular se ha dado a conocer, pues asegura que su Model X aceleró hacia el costado de un restaurante mientras su pie estaba sobre el pedal del freno, preparándose para detenerse.

Desde entonces, ha presentado una demanda, en la que elocuentemente dice que el automóvil “experimentó una aceleración repentina y sin mando a máxima potencia, lo que hizo que se disparara hacia adelante y hacia las ventanas de vidrio frente a los restaurantes Subway”.

Puede parecer un incidente extraño, pero el demandante Hacene Djemil no está solo en su queja. Según la historia, la demanda está respaldada por 192 quejas de la NHTSA que también hacen referencia a problemas de aceleración repentina. También cita que “se han reportado 171 choques y 64 heridos”.

La demanda de Tesla Model X ha tenido poco éxito hasta ahora

A pesar de la prevalencia y la gravedad del problema, la demanda ha sido todo menos un éxito rápido. La NHTSA y los reguladores de seguridad federales se negaron a investigar la demanda o abrir un caso. Alegan que, según la tecnología de Tesla, no sería posible que el vehículo acelerara aleatoriamente. Su hipótesis de trabajo es que los conductores probablemente sufrieron una “aplicación incorrecta del pedal”, al presionar el acelerador mientras se movían para el freno.

Mientras los conductores continúan defendiendo su reclamo y luchando por justicia, la compañía no parece estar sufriendo demasiado por las acusaciones. Tesla no es ajeno a las bajas calificaciones de confiabilidad y las críticas duras, pero mantienen sus altas tasas de satisfacción del cliente. Al igual que la aceleración defectuosa del vehículo, el entusiasmo de los leales no muestra signos de desaceleración.

*********

TE PUEDE INTERESAR:

Qué hacer si tienes pánico o ansiedad al conducir
Por qué el Toyota Camry Solara tiene 350% más posibilidades de ser detenido por la policía en Estados Unidos