Por qué la puerta de mi auto está tan dura de abrir y cerrar

Si sospecha que estos pueden ser el problema, haz una inspección y trata de hacer las reparaciones tu mismo. Sin embargo, si el problema sigue, lo mejor será que un profesional revise tu puerta y haga las reparaciones necesarias

Si tu puerta de tu auto está dura de abrir y cerrar, la reparación puede ser fácil.
Si tu puerta de tu auto está dura de abrir y cerrar, la reparación puede ser fácil.
Foto: Shutterstock

Los problemas en los autos no sólo son mecánicos, eléctricos, también puede haber fallas con el funcionamiento de las ventanas, que el cofre no abra bien o que las puertas estén muy duras para abrir y cerrar.

Afortunadamente, muchas de las causas que hacen que la puerta esté muy dura para abrir y cerrar son relativamente fáciles de solucionar. 

¿Cómo funciona la puerta de tu auto?

La puerta de tu auto no es un dispositivo tan simple como se ve. Múltiples piezas mecánicas funcionan en conjunto para garantizar que pueda abrir y cerrar la puerta con facilidad. Una puerta estándar incluye componentes como:

– Manijas de puertas (tanto interiores como exteriores)
– Bisagras de puerta
– Pestillos de puerta, que son pequeñas garras que se sueltan para permitir que la puerta se abra y se enganchen (cierren) para mantener la puerta cerrada mientras está en movimiento
– Un ancla que funciona junto con uno o más pestillos para liberar y asegurar su puerta
– Una cerradura de puerta

Partes mecánicas o eléctricas que se conectan con el circuito del vehículo, lo que le permite usar botones para activar la cerradura de la puerta, por ejemplo

¿Por qué es tan difícil abrir y cerrar la puerta de tu auto?

1.- Pestillo atascado

Si el pestillo simplemente está atascado, debería poder arreglarlo usted mismo sin llevar tu auto a un mecánico. Simplemente debes conseguir un poco de aceite lubricante y rocíarlo en el mecanismo, mientras tu puerta está abierta. Deja que el aceite penetre un poco, luego use un paño de microfibra para frotar el aceite en cualquier parte visible del pestillo.

Mientras realizas esta tarea, verifica si puede encontrar óxido en los componentes del pestillo. Si lo haces, usa un trozo de fibra de acero para raspar el óxido. Una vez retirado, intenta abrir el pestillo con la manija de la puerta para confirmar que vuelve a funcionar correctamente.

2.- Las bisagras

Puede haber un problema con la alineación de la puerta. Para cerrar correctamente, tu puerta debe estar perfectamente alineada con la carrocería de tu vehículo.

Este problema a menudo se puede determinar mediante una simple inspección visual, ya que la desalineación a menudo es el resultado de una puerta del automóvil que se inclina un poco cuando está abierta. En algunos casos, la puerta y el guardabarros pueden parecer desiguales entre sí. Cuando esto sea evidente, lo primero que debes hacer es revisar las bisagras de tu puerta.

Las bisagras pueden estar desgastadas por el uso normal, dañadas por la corrosión o incluso deformadas o abolladas por algún tipo de impacto. Si se ven un poco oxidadas u obstruidas con suciedad, puede intentar limpiarlas con WD-40 y otros productos de limpieza. También puede tomar un destornillador e intentar apretar los tornillos en las bisagras de la puerta y ver si ayuda a que la puerta se alinee mejor.

***

Te puede interesar:

Qué es el one day permit del DMV
Cuán posible es que el calor del verano estrelle mi parabrisas