Qué hacer cuando tu auto usado presenta problemas en tu auto después de comprado

Existen algunos pasos preventivos que puedes tomar para tratar de evitar situaciones adversas después de comprar tu auto usado, una de ellas puede ser saber si su garantía todavía se encuentra vigente para constatar si puedes aplicar la afamada Lemon Law

Revisar un auto usado con tu mecánico de confianza antes de finalizar su compra es de vital importancia.
Revisar un auto usado con tu mecánico de confianza antes de finalizar su compra es de vital importancia.
Foto: Negative Space / Pexels

Uno de los riesgos principales que cualquier comprador asume a la hora de comprar un auto usado es que el mismo puede dejar de funcionar correctamente después de un tiempo de uso determinado. En ese sentido, es importante estar consciente de las condiciones de tu póliza de seguro (que es obligatoria en casi todos los estados de la unión estadounidense), el contrato de venta con el vendedor y si aplica o no el llamado “lemon law”; teniendo todos esos datos en cuenta podrás saber exactamente qué hacer en caso de encontrarte en esta incómoda situación.

En principio, es importante resaltar que existen un serie de pasos previos que puedes tomar antes de comprar un auto usado, bien sea por medio de un dueño directo o de un concesionario, y es consultar su historial completo junto con una revisión exhaustiva por parte de un mecánico de confianza. De esa manera las probabilidades que tu auto presente problemas de funcionamiento a corto plazo disminuirán de manera significativa. A continuación explicaremos qué hacer en caso de encontrar defectos en el funcionamiento de tu auto con dueño previo:

¿Qué hacer si compré un auto “as is” o “como esta”?

Cuando un auto usado es comprado en un concesionario bajo la premisa “as is” quiere decir que el comprador se hace responsable de cualquier falla mecánica o estética en su vehículo a posteriori, por lo que existen muy pocas cosas que puedes reclamar con el vendedor inicial si aceptas esos términos y no existe una serie de condiciones plasmadas en papel que digan lo contrario.

Sin embargo, según datos de Consumer Ed Georgia, es posible que si revisas tu guía de compra, que debe ser ofrecida al momento de realizar la documentación debida durante la compra del vehículo, puede que exista alguna cláusula o condición donde se apele a la “satisfacción” del cliente por lo que solicitar y leer con detalle ese documento podría ahorrarte cientos de dólares en reparaciones. Por otro lado, cabe resaltar que no todas las guía de compra de los concesionarios poseen dicho segmento pero podría ser una alternativa de argumentación plausible en caso de no tener otras.

¿De qué se trata la Lemon Law?

La llamada Lemon Law, o Ley del Limón en español, se trata sobre una protección al consumidor que le permite recibir dinero o reparaciones al dueño de un vehículo cuya garantía de fábrica todavía se encuentra vigente. Según datos de Lemon Law Experts.

En ese sentido, siempre recomendamos leer la letra pequeña de tu contrato de compra, del manual de uso de tu vehículo y de cualquier condición que te otorgue el concesionario debido a que esta Ley tiene diferentes aplicaciones y detalles dependiendo del estado en donde es ejercida. 

También te podría interesar:

Kia, Nissan y Hyundai: los autos del 2020 por menos de $20,000

Chevrolet Bolt: las 4 ediciones más recomendables