Ford se prepara para la llegada de la vacuna contra COVID-19 y compra enormes congeladores

La vacuna fabricada por Pfizer requiere almacenamiento ultrafrío a -94 grados Fahrenheit, y Ford quiere asegurarse de que esté lista

Ford se prepara para la llegada de la vacuna contra COVID-19 y compra enormes congeladores
Ford quiere ayudar a los trabajadores a tener acceso a una vacuna.
Foto: Getty Images

Ford dio un paso crucial para garantizar que sus trabajadores tengan acceso a una vacuna contra el coronavirus, cuando las compañías farmacéuticas y el gobierno de los EE. UU. la implementan a nivel nacional, con la compra de 12 congeladores. De acuerdo con información de Reuters, los congeladores especiales podrán almacenar la vacuna Pfizer contra COVID-19, probablemente la primera vacuna que se aprobará para su distribución en los EE. UU. a la temperatura requerida de -94 grados Fahrenheit.

El hecho de que la vacuna de Pfizer requiera temperaturas tan bajas, mucho más frías que una vacuna típica, puede causar algunos estragos para quienes se preparan para vacunar al público estadounidense. La medida de Ford parece tener como objetivo garantizar que los trabajadores esenciales de la fábrica tengan acceso a la vacuna para ayudar a que las operaciones sigan funcionando sin problemas.

Ford F-150 Lariat Luxury. / Foto: Cortesía Ford.

“La salud y la seguridad de nuestra fuerza laboral es nuestra máxima prioridad”, dijo un representante de Ford. “Pedimos una docena de congeladores para poner a disposición de nuestros empleados una vacuna COVID-19 de forma voluntaria cuando esté disponible”, agregó.

La empresa también subrayó los numerosos procedimientos y protocolos de seguridad que se requieren de los empleados para garantizar la salud de todos los trabajadores.

Ford actualmente implementa estrictos protocolos de detección de COVID-19 para los trabajadores que llegan y salen de sus plantas de ensamblaje. Incluyen una encuesta de salud diaria, escaneos diarios de temperatura, el uso obligatorio de máscaras en todo momento y gafas de seguridad con protectores laterales o un protector facial. Además, el fabricante de automóviles se ha asociado con proveedores de atención médica locales para administrar las pruebas de COVID-19 cuando se considere necesario.

Ford Mustang Mach-E. / Foto: Cortesía Ford.

En general, los fabricantes de automóviles han hecho un gran trabajo para frenar la propagación dentro de las fábricas, que se convirtió en una preocupación clave en marzo de este año. Ford, General Motors y Fiat Chrysler cerraron sus operaciones durante dos meses para frenar la propagación del virus. Otros fabricantes de automóviles que hacen negocios en los EE. UU. siguieron su ejemplo y ningún fabricante de automóviles informó de grandes picos en la propagación del virus, una señal de que los exámenes rigurosos y otros protocolos son altamente efectivos.

**********

TE PUEDE INTERESAR: