¿Podemos utilizar agua en vez de anticongelante?

Se debe usar anticongelante en el radiador del auto y así evitar daños en el sistema de enfriamiento

Previene el sobrecalentamiento, la oxidación y corrosión.
Previene el sobrecalentamiento, la oxidación y corrosión.
Foto: Robert Laursoo / Unsplash

El líquido del radiador es vital para que el auto funcione de la mejor manera y se mantenga a las temperaturas adecuadas.

Una de las funciones más importantes se encuentran prevenir el sobrecalentamiento, la oxidación o corrosión y lubricar otros elementos que entran en contacto con el radiador, como la bomba de agua.

¿Podemos utilizar agua en vez de anticongelante?

La temperatura del motor se controla cuando el anticongelante alcanza la temperatura ideal, el termostato se abre y empieza a circular por el motor, el cual absorbe el calor para tener controlada la temperatura en funcionamiento.

Total informó en su blog que: El líquido refrigerante hace mucho más que absorber el calor para rebajar la temperatura: además, su punto de ebullición debe ser alto, para evacuar el máximo calor posible y evitar las variaciones de tamaño de las piezas, que darían lugar a desgastes. De esta manera también se garantiza una mayor capacidad de refrigeración del sistema, evitando recalentamientos y sus problemas derivados.

Sin embargo cuándo se usa agua en vez de anticongelante. El agua debido al oxigeno que posee el calor que absorbe no es controlado y puede provocar corrosión en los tubos y mangueras del motor.

En otras palabras se debe usar anticongelante en el radiador del auto y así evitar daños en el sistema de enfriamiento.

Total también explica que el agua se congela a 0ºC (32ªF), por debajo de esa temperatura aumentaría de volumen y podría dañar el motor. Lo mismo ocurre a la inversa: alcanza su punto de ebullición por encima de los 100ºC (212ªF), por lo que no será capaz de refrigerar el motor cuando alcance temperaturas superiores.

***

Te puede interesar: 

Estas son algunas consecuencias de manejar con nivel bajo del aceite de transmisión

Amortiguadores: cómo comprobar su estado y cuándo cambiarlos