Qué debes revisar en tu auto de modo constante, aunque no le toque servicio

Una revisión a tiempo te puede evitar daños al funcionamiento de tu auto

Qué debes revisar en tu auto de modo constante, aunque no le toque servicio
Revisa con frecuencia los niveles de líquidos de tu auto.
Foto: Pixabay

Es importante mantener tu auto en buenas condiciones en todo momento, por eso debes llevar un calendario de sus servicios, pero eso no es todo, ya que hay cosas que tienes que revisar de manera constante.

Así es, no importa que aún no le toque el servicio a tu auto, ya que siempre debes estar atento a las condiciones en el que está, por eso es importante revisar niveles de líquidos, estado de las llantas, detalles que podrían representar a la larga un mayor gasto y lo peor, que puedes exponer tu seguridad.

La revisión periódica de tu auto es importante para detectar posibles fallas que pueden ocurrir antes de que le toque el siguiente servicio,  y de esa manera arreglarlo a tiempo.

Revisión periódica de los autos

Ahora el servicio para los autos modernos es cada vez más extenso, por eso las visitas al taller se hacen en periodos más prolongados, pero eso no lo libra de alguna descompostura o falla mecánica. 

Si bien es importante que las reparaciones las hagan los profesionales, tú puedas darle una revisita a tu auto, para verificar que esté en buenas condiciones, además también puedes detectar alguna falla al conducirlo.

En cuanto eso pase, no dudes de ir inmediatamente al taller mecánico para que lo revisen y lo arreglen, ya que una pequeña falla puede convertirse en un verdadero problema a futuro, si no lo atiendes a tiempo, así que evita dolores de cabeza y está atento al funcionamiento de tu auto.

Desde una llanta ponchada hasta daños en el motor

Los detalles que pueden surgir antes de que le toque el servicio a tu auto puede ser desde una llanta ponchada, hasta fallas que pueden afectar seriamente el motor.

Y es que la llanta ponchada, para muchos podría no representar el menor problema, pero la cuestión es estar preparado para cuando eso ocurra, ya que siempre debes tener la llanta de refacción en buenas condiciones, porque suele pasar que cuando se pincha el neumático, el de repuesto no lo tenemos arreglado y eso sí que representa un problema mayor. 

Aunque no seas un experto en mecánica, es importante que realices  una inspección visual a tu automóvil de forma periódica, para asegurarse que es confiable manejarlo, por mínimo que sea un ruido a falla que presente, debes acudir al taller mecánico.

Revisión cada mes

De acuerdo a expertos del sitio soloautos, afirman que la periodicidad para esa revisión visual varía, pero lo más recomendable es hacerlo una vez al mes, principalmente los niveles de líquidos, como aceite, anticongelante y líquido de frenos.

Los frenos sí requieren de una revisión cada seis meses, así que no se te olvide llevarlo al taller para asegurarte que están en buenas condiciones, o si es necesario que le realicen limpieza y ajuste. Además el mecánico te dirá si es necesario cambiar las balatas.

Pero vamos a tocar los puntos más importantes que debes tomar en cuenta en la revisión de tu auto.

Presión de llantas

Uno de los puntos importantes y básicos para que tu auto marche en perfectas condiciones es que las llantas mantengan la presión recomendada por los fabricantes, además así extiendes su vida útil.

Para revisar la presión de las llantas, lo más recomendable es hacerlo cuando las llantas estén frías, ya que al rodar su temperatura sube y la lectura no es la más precisa.  Así que esto lo puedes hacer por las mañanas, antes de que comience a circular. 

Luces

El funcionamiento de las luces es muy importante, así que revisa que funcionen a la perfección las principales, las altas y los faros antiniebla, si tu auto cuenta con ellos, así como también las luces de reversa. 

El buen funcionamiento te puede evitar un accidente.

Niveles de líquidos

Como lo habíamos comentado anteriormente, revisar los niveles de líquidos es importante y no es necesario que tengas muchos conocimientos en mecánica, ya que a simple vista te puedes dar cuenta si no tienen la cantidad suficiente para que pueda circular tu auto.

Es necesario que esta revisión la hagas en una superficie plana y nivelada, ya que estés en un terreno ideal, revisa el nivel de aceite. La varilla tiene la marca de máximo y mínimo. Sácala y límpiala, después la metes y la sacas nuevamente, revisa en qué parte de la varilla se encuentra el nivel de aceite.

Si ves que le hace falta, no dudes en acudir al taller para que le pongan el necesario, así tu motor tendrá un mejor rendimiento. 

También es importante mantener en los niveles recomendados por el fabricante, el líquido de transmisión, y puedes hacer lo mismo al revisar el aceite.

El anticongelante

Otro de los líquidos que es importante revisar periódicamente, es el anticongelante, es muy sencillo y fácil hacerlo, ya que el depósito es casi transparente y a simple vista puedes ver en qué nivel está, ya que marca el mínimo y el máximo, es decir no tiene que destapar nada. 

Pero si ves que a tu auto le hace falta anticongelante, debes llenar el depósito hasta la marca de máximo, pero esto debes realizarlo cuando el  motor esté frío, ya que de lo contrario podrías provocarte quemaduras serias.

Finalmente, el líquido que debes revisar es el del limpiaparabrisas, ya que nunca sabes cuándo puedes usarlo, ya que no necesariamente es solo en tiempo de lluvias. 

Balatas y zapatas de freno

Aunque suele resultar para muchos una tarea difícil y complicada, es necesario que revises el estado de las balatas, lo ideal es hacerlo sin la llanta montada.

También puedes aprovechar para revisar el disco, que no esté rayado, si es así debes llevarlo a rectificar.

Fugas

Aunque tu auto tenga todos los servicios, no esta de más que revises constantemente si no tiene alguna fuga, que por mínima que sea a la larga puede representar un problema mayor para el auto y un golpe fuerte a tu bolsillo.


Es un paso sencillo, ya que solo es la revisión de forma visual, y puedes darte cuenta si revisa la parte de abajo del auto para ver que no tenga ninguna fuga.

Aunque también te puedes dar cuenta si revisas el piso donde estaciones con frecuencia tu auto, si hay manchas de aceite, debes llevarlo de inmediato con el mecánico, no importa que sean solo unas gotas, ya que eso se puede agravar.

Si no puedes hacer esas revisiones sencillas, puedes acudir con tu mecánico de confianza para que le dé una revisadita a tu auto.