Cada cuándo debes de cambiar el filtro de aceite de la transmisión

El filtro de transmisión automática se encarga de evitar la entrada de impurezas al sistema y es importante que se reemplace en los tiempos recomendados. No hacerlo puede ocasionar fallas graves en el sistema de transmisión

El filtro de aceite de transmisión ayuda a mantener los contaminantes fuera del aceite.
El filtro de aceite de transmisión ayuda a mantener los contaminantes fuera del aceite.
Foto: Shutterstock

El filtro de transmisión automática no es demasiado popular. Incluso, muchos propietarios de autos se olvidan totalmente de él y no lo reemplazan hasta que es demasiado tarde.

A pesar de poca popularidad, el filtro de transmisión automática es elemento indispensable para que todo el sistema trabaje de manera perfecta. 

¿Cuál es la función del filtro de aceite de transmisión?

Como su nombre lo indica, el filtro de aceite de transmisión es una pieza que tiene como finalidad evitar que la suciedad y los residuos entren a los engranajes y otras partes del sistema de transmisión.

El filtro de aceite de transmisión es capaz de impedir el paso de agentes dañinos, lodo o suciedad que pueden acelerar el desgaste en las múltiples piezas móviles de la caja de cambios. Lo más importante es que no olvides el filtro, ya que pueden surgir problemas con el filtro que reducen su capacidad para hacer su trabajo correctamente. 

¿Cuándo debes cambiar el filtro de aceite de la transmisión de tu auto?

La mayoría de los fabricantes de autos recomiendan cambiar el filtro de la transmisión cada 30,000 millas o cada dos años, lo que ocurra primero. Al cambiar el filtro de la transmisión, también debes cambiar el líquido de la transmisión y la junta de la bandeja de la transmisión. 

Sin embargo, los tiempos recomendados pueden ser diferentes y es posible que tengas que cambiar el filtro de transmisión antes.

Señales que indican que debes cambiar el filtro de aceite de transmisión

1.- Ruido. Si se ha desarrollado un defecto, será necesario reemplazarlo o apretar los sujetadores. Cuando los filtros se obstruyen con desechos, esto también puede ser la causa del ruido.

2.- Fuga. En el caso de que el filtro de la transmisión no esté instalado correctamente o haya un defecto en la transmisión misma, podría provocar una fuga. Hay una serie de sellos y juntas en su lugar como parte de la transmisión. Del mismo modo, si se desalojan o desalinean, también puede producirse una fuga. 

3.- Contaminación. Si el filtro no hace su trabajo correctamente, el fluido de la transmisión llegará rápidamente a un punto en el que estará demasiado sucio para hacer su trabajo de manera eficiente. Cuando la contaminación alcanza un cierto nivel, puede quemarse y hacer necesaria la reparación de la transmisión. 

4.- Incapacidad para cambiar de marcha. Si descubres que no puede cambiar de velocidad fácilmente o no funciona en absoluto, es posible que se haya desarrollado un problema con el filtro de la transmisión. Del mismo modo, si los engranajes rechinan sin razón o el vehículo se sobresalta cuando se cambian los engranajes, el problema puede deberse a un filtro de transmisión defectuoso.

5.- Olor a quemado o humo. Cuando el filtro se ha bloqueado con partículas que está diseñado para limitar, puede provocar un olor a quemado. 

***

Te puede interesar:

3 de los mejores cables de bujía en el mercado
Qué es la bobina de encendido de tu auto y cuál es su función